Dormir a dos metros de un abismo...

El Banco de Materiales El Tezoyotzin fue clausurado en días pasados, pero los vecinos temen que se agraven los daños a sus viviendas, que están a un par de pasos de un desfiladero.

Tezoyuca

A pesar de que el Banco de Materiales El Tezoyotzin fue clausurado el pasado martes, al menos 20 familias del municipio de Tezoyuca, Estado de México, continúan en riesgo de perder sus casas, luego de que quedaron a medio metro  del límite de un talud que tiene entre 40 y 50 metros de altura y a menos de 2 metros de distancia de los depósitos de tezontle.

El martes 14 de junio, la Dirección de Desarrollo Urbano del Gobierno del Estado de México, a cargo de Víctor Manuel Corbello Zepeda, se presentó a colocar los sellos de suspensión en la entrada principal del banco de materiales.

Argumenta que la suspensión temporal se debe a su sobreexplotación, a la adquisición ilegal de terrenos y la afectación que ha causado en las casas aledañas.

En el acta de suspensión señala que el Banco de Materiales ha sido sobreexplotado dejando al borde del talud más de 20 viviendas. Además de que la empresa Tezoyoc SA de CV ha operado sin los permisos necesarios.

El yacimiento ubicado entre los municipios de Tezoyuca y Chiautla fue expropiado por el gobierno federal en 1966; sin embargo, nadie sabe quién otorgó a la compañía el permiso para extraer el tezontle.

De acuerdo con la directora general de Regulación Minera de la Secretaría de Economía, Claudia Palafox, ellos no tiene datos sobre una posible concesión, porque el tezontle no es considerado un mineral, sino más bien una roca que se extrae de un banco de materiales y no de una mina.

“El tezontle es considerado una roca de origen volcánico, por tal motivo dicho material está fuera de la aplicación de la ley minera, es decir, no es una sustancia o mineral concesible”, añadió.

En consecuencia, la Secretaría de Economía carece de competencia para pronunciarse respecto al tezontle, por lo que son las autoridades administrativas municipales quienes deben pronunciarse al respecto”.

En reiteradas ocasiones MILENIO buscó al presidente municipal de Tezoyuca, Carlos Ramos, sin embargo, nunca aceptó una entrevista.

En su lugar, el secretario de Gobierno, Jorge Morales, habló sobre la situación jurídica de este banco y aceptó que ellos eran conscientes de los daños que se estaban generando a los vecinos por la excavación y extracción del tezontle.

Incluso, otorgó un documento en el que se demostraba que ya se había notificado a la empresa de Tezoyoc SA de CV sobre las medidas que debían tomar, pero señaló que no podían hacer más, dado que ellos no habían otorgado la concesión.

El problema no es nuevo; en 2007 el uso de explosivos durante los trabajos de excavación ocasionaron que las ventanas, techos y pisos de al menos 12 viviendas resultarán afectadas; los dueños de las casas decidieron acercarse a la  Presidencia Municipal y con los representantes de las minas; sin embargo, aseguran que el dinero que les ofrecían no cubría el costo real de las afectaciones.

“En aquel entonces nos prometieron que pagarían por los daños, mandaron a peritos a evaluar, pero durante los recorridos a las casas nos dijeron que las fisuras en las paredes y muros se debían al trabajo mal hecho de los albañiles, motivo por el cual solo nos podían ofrecer entre 20 y 40 mil pesos. Muchos vecinos aceptaron, pero yo no, mi casa vale más que eso, y las afectaciones son por más.

“Si durante una lluvia o temblor se llegará a deslavar el talud sobre el que estoy, perdería mi patrimonio por 40 mil pesos”, señala María Pacheco, habitante en Tezoyuca.

En 2012, el ayuntamiento vecino de Chiautla pidió a la Federación que donara el banco de materiales para convertirlo en Área Natural Protegida, y aunque la Dirección General de Recursos Materiales federal dio su visto bueno al Instituto de Administración, Avalúos y Bienes Nacionales para efectuar la modificación, el cambio nunca se concretó.

Los vecinos explican que con esta suspensión temporal los riesgos de derrumbe en sus domicilios no cesan, pues tienen miedo que como en otras ocasiones esto no se resuelva y continúe la sobreexplotación del banco de materiales.

MILENIO buscó y pactó una cita con María Susana Godínez, la representante legal de la empresa que también está registrada como, Martínez Villegas SA de CV, y en un  principio accedió sin problemas; sin embargo, canceló la cita en tres ocasiones argumentando que el diario no es una autoridad legal para hablar sobre el tema.

Tras la clausura, vecinos de Barrio la Concepción han realizado diversos sondeos y rondines por el banco de materiales, pero aseguran que los trabajos continúan. Detallan que a pesar de los sellos de clausura en el área hay al menos 10 camiones que están entrando y saliendo del lugar.