Indagan a hijo de líder catalán por negocio ilegal en México

De acuerdo con el diario El Mundo, la Audiencia Nacional sospecha que Jordi Pujol Ferrusola cobró una comisión ilegal para vender un megaproyecto turístico en Baja California Sur.
Jordi Pujol Ferrusola, hijo del ex presidente catalán Jordi Pujol
Jordi Pujol Ferrusola, hijo del ex presidente catalán Jordi Pujol (EFE)

Madrid

La Audiencia Nacional Española sospecha que Jordi Pujol Ferrusola, hijo del ex presidente catalán Jordi Pujol y quien el fin de semana confesó que durante 34 años tuvo cuentas bancarias en paraísos fiscales, cobró una comisión de 13 millones de dólares en México, correspondiente a la venta del proyecto Azul de Cortez, desarrollo turístico de Baja California Sur.

La información fue publicada hoy por el diario El Mundo y señala que Pujol hijo recibió una comisión ilegal de Isolux Corsán al vender a este gigante de las infraestructuras, contratista del gobierno de Cataluña, su parte del macroproyecto turístico, obteniendo un beneficio de 13 millones de dólares (9.7 millones de euros) en sólo dos años.

El Mundo señala que un juez ya pidió a la empresa española toda la documentación sobre la compra del proyecto.

"Azul de Cortez es un complejo que se extiende sobre una superficie de 800 hectáreas junto al golfo de California, también conocido como Mar de Cortés, y en el que está prevista la construcción de un campo de golf diseñado por Greg Norman, una marina, dos hoteles con 280 habitaciones y unas 2 mil residencias de lujo destinadas principalmente al público estadunidense y canadiense", dice la nota.

Azul de Cortez engloba, además, un volumen de negocio superior a los 3 mil millones de dólares, según lo certificado ya consultoras como Lazard o Deloitte, y en su génesis se encuentra el hijo del ex presidente autonómico catalán.

Según el periódico español, Pujol Ferrusola instrumentó la operación a través de su sociedad, entidad investigada por la Audiencia Nacional por blanqueo de capitales y delito fiscal, dedicada originariamente al negocio del mármol y del granito y a la que la Agencia Tributaria ha detectado ya fondos en Luxemburgo.

De acuerdo con la información, en la operación de negocios, Pujol Ferrusola apareció como propietario del terreno, del proyecto ejecutivo para la construcción del desarrollo turístico y las casas que se construyan sobre el inmueble descrito.

La nota del diario español afirma que Pujol Ferrusola vendió su paquete del 21.5 por ciento a Isolux Corsán en diciembre de 2008, obteniendo una ganancia de 13 millones de dólares.

Señala que el hijo del líder catalán hizo personalmente los contactos con los directores de la empresa española para proponerles el negocio en México, en el que entró con una pequeña participación, y le vendió su parte "acto seguido sin haber llevado a cabo ninguna gestión relevante".

En estos momentos el juez Ruz como la Unidad de Delincuencia Económica y Fiscal (Udef) de la Policía intentan determinar si en la compraventa existe el pago de un sobreprecio y si los fondos que inyectó Pujol hijo tienen una procedencia ilícita.

Por lo mismo, la Policía Judicial, por orden del juez, no sólo ya solicitó los datos de la operación a Isolux Corsán, sino también al resto de socios o compañeros en el fideicomiso mexicano, escribió El Mundo.

Este diario cifra en al menos 600 millones de euros la fortuna de la familia Pujol oculta en paraísos fiscales como países como Suiza, Andorra, Panamá y Luxemburgo, entre otros.

Hijo del histórico líder catalán acusado de fraude fiscal

Jordi Pujol Ferrusola es hijo de Jordi Pujol, quien renunció ayer a sus cargos como presidente de la Generalitat, el gobierno autónomo catalán, luego de reconocer haber cometido fraude fiscal durante décadas.

Como ex presidente catalán, Jordi Pujol tenía privilegios como una pensión vitalicia de 82 mil euros al año (unos 110 mil dólares), un despacho, personal de apoyo en su oficina y vehículo propio.

Pujol, presidente regional de 1980 a 2003, confesó el viernes que su familia ocultó una herencia durante 34 años en el extranjero.

No dio más detalles pero según el diario conservador catalán La Vanguardia se trata de cuatro millones de euros que se encontraban en un banco de Andorra, pequeño principado en la frontera entre España y Francia retirado en 2010 de la lista "gris" de paraísos fiscales.

Su inesperado anuncio conmocionó a una región rendida durante décadas al carisma político de este hombre de menuda estatura.