Repudiamos lo sucedido en Guerrero: Rigoberta Menchú

La premio Nobel de la Paz dijo que la desaparición de 43 normalistas es un hecho que debe ser castigado.

Veracruz

“Nuestro más profundo sentimiento y solidaridad con la gente que está sufriendo” expresó Rigoberta Menchú Tum, Premio Noble de la Paz al referirse al caso de los estudiantes normalistas desaparecidos de Ayotzinapa, Guerrero, “creo que hay un momento de profunda tristeza, porque son vidas humanas, son personas es un tema de justicia, de las instituciones”.

Señaló que a todos nos ha impactado lo que está pasando en Guerreo y en algunas otras áreas de México, todos hemos repudiado esos crímenes, no solo el secuestro de estudiantes.

Es un hecho que tiene que ser castigado, la justicia debe operar, es el momento en que el sistema de justicia mexicano se pone a prueba, contra la pared; de ver si se logra una defensa legítima y ese crimen no queda en la impunidad y el sistema legal funciona y protege a los civiles, haga una acto de recompensa a las familias.

Es tiempo de que se haga justicia penal, apoyar a las investigaciones, y que quienes sean los responsables se les aplique la ley.

No es con violencia generalizada como se resolverá el problema, no es quemado edificios o personas como se acaba con la inseguridad o el crimen.

“Los que hemos vivido la violencia lo que más cargamos después es la angustia, la soledad, la falta de trabajo, la doble victimización, si ya sabemos que así funcionan no dejemos a las víctimas solos, brindemos nuestro cariño y aprecio, cualquiera que sea el delito de una persona debe ser juzgado por el tribunal, nadie debe cobrarse por sus propias manos”.

Hechos como los que se viven en México sacuden la conciencia del pueblo, de las instituciones, por ello, consideró Rigoberta Menchú, los estudiantes, las universidades no deben participar en una violencia generalizada porque lejos de ayudar a las víctimas, eso genera, eso causa más sufrimiento social.

Citó lo que ella vivió personalmente con la muerte de su padre y otras 36 personas más quemadas en el interior de una embajada hace 34 años y que al fin se está juzgando y lo siente como si fuera apenas.

Puntualizó que el ha impactado que a raíz de lo ocurrido en Guerrero salgan cosas que desde hace mucho no se habían visto y que están impactando a México.

La violencia y la intolerancia si no se frena se vuelve una cultura.

Entrevistada al término de la conferencia que dictara en el  Congreso Nacional de Psicología, precisó que es momento para que se invierta en la paz, porque lamentablemente se gasta mucho en la  violencia que al final de cuentas es producto de los desequilibrios, "Es un momento especial porque hablamos de violencia, el impacto psicológico de la paz que queremos encontrar, solamente hemos invertido en la violencia, la cual es producto del desequilibrio global".

Durante la conferencia expuso que la mayor parte de la inversión que se realiza es para atacar o inclusive fomentar la violencia pero no para fomentar La Paz.

La violencia es producto de un desequilibrio que existe en el mundo y debido a que las personas preferimos las cosas materiales que al prójimo, "Tengo estadísticas espeluznantes de la inversión que se hace cada segundo en el planeta para sostener la violencia”.

Los autores de la violencia son muchos, incluso el mismo Estado, los mismos ciudadanos que se convierten en enemigos del Estado, debido a la doctrina de seguridad nacional, en la cual se controla al ciudadano y se criminaliza, lejos de cumplir con el deber de protegerlos.

Menchú ejemplificó el gasto que se hace en violencia, citando la medida de Estados Unidos contra el virus del Ébola.

Para combatir enfermedades como el Ébola, el presidente de EUA mandó tropas del ejército para combatirlo," Yo no sé cuantos Ébolas han agarrado", expresó irónica.

La violencia cambia la vida,  ya no se puede volver a vivir de la misma manera después de estar en medio de la misma y no únicamente les ocurre a las víctimas directas, sino para a toda la sociedad.

Es fundamental se retomen los valores básicos de la sociedad, la familia, preocuparse por el prójimo, "Lo que ocurre en esta familia ocurrió también en el corazón de la sociedad y ocurre en varias dimensiones, en una dimensión material, el materialismo se convierte en un materialismo exactamente como una empresa que clasifica oro y diamante".

México tiene muchas esperanzas de salir adelante, pero que se necesita que se retomen las raíces y exista solidaridad entre sus habitantes.