Que Abarca diga dónde están los jóvenes, pide papá de normalista

Felipe de la Cruz dio a conocer que las autoridades de la PGR le informaron que al mediodía darán un adelanto de las declraciones del matrimonio Abarca.

Ciudad de México

La detención de José Luis Abarca y de su esposa, María de los Ángeles Pineda, es muy importante para saber dónde están los 43 normalistas, dijo Felipe de la Cruz, padre de uno de los jóvenes desaparecidos.

"La detención es importante, ya con ellos se completa el rompecabezas. Ahora esperemos que nos digan dónde están los jóvenes", dijo en entrevista con Adela Micha para Grupo Imagen.

En otra entrevista para Milenio Televisión, De la Cruz aseguró que la Procuraduría General de la República (PGR) les informó que realizará una conferencia de prensa al mediodía para adelantar parte de las declaraciones del matrimonio Abarca.

“En la mañana como a las 7 nos informan de la PGR que ya estaba la detención y que a las 12 del día el procurador va dar una conferencia a de prensa para dar un adelanto de las declaraciones”, dijo.

El también integrante de la  Comisión Mixta de Seguimiento e Información en la Escuela Normal Rural "Raúl Isidro Burgos" dijo que esperan un careo con Abarca pero que más que eso, tener de regreso  a los 43 estudiantes de la Normal Rural de Ayotzinapa.

“Para nosotros  es una noticia que viene a darnos la seguridad de que vamos a tener con nosotros a los jóvenes, era la pieza que faltaba a las autoridades.

Agregó que la aprehensión de los señalados como autores intelectuales de la desaparición de 43 normalistas y la muerte de seis personas el 26 de septiembre, no les da “confianza” pero sí una “esperanza más cercana”.

Ayer, el gobierno federal y padres de familia de las 43 normalistas de Ayotzinapa instalaron en Chilpancingo la comisión mixta de seguimiento del caso.

La Secretaría de Gobernación recordó que dicha comisión fue acordada el pasado miércoles entre los familiares de los estudiantes y el presidente Enrique Peña Nieto.

La comisión quedó integrada por ocho padres de familia, cuatro alumnos de la Normal Raúl Isidro Burgos, además de cinco integrantes de las organización civil Serapaz y del Centro de Derechos Humanos de la Montaña Tlachinollan.