Avanza en Nuevo León ley antiaborto

La Comisión de Legislación y Puntos Constitucionales aprobó por mayoría las reformas al Artículo 1 Constitucional, con lo que se protege el derecho a la vida desde la fecundación.
Campaña móvil contra el aborto.
Campaña móvil contra el aborto. (Especial)

Ciudad de México

Organizaciones de la sociedad civil de Nuevo León, convocadas por el movimiento social Yo soy Voz (http://www.yosoyvoz.com) celebraron que la Comisión de legislación y Puntos Constitucionales del Congreso de Nuevo León aprobara por mayoría la reforma al Artículo 1 que protege el derecho a la vida desde su inicio en la fecundación hasta la muerte.

Activistas de Yo soy Voz reconocieron que una petición de la sociedad civil, como es la defensa del derecho a la vida desde la fecundación, sea elevado a rango Constitucional con el apoyo de las principales fuerzas políticas representadas en el congreso local, lo que le confiere legalidad, certeza jurídica y respaldo popular.

“La defensa del derecho a la vida desde su inicio en la fecundación da certeza a las futuras madres y a su  bebé. Los aleja de  riesgos y  protege  su salud”, señalaron representantes de organizaciones sociales que se unieron al movimiento social Yo soy Voz.

Como ejemplo del respaldo con que cuenta la iniciativa, subrayaron que el dictamen fue aprobado por mayoría (4 del PAN, 3 del PRI y 1 PANAL) y sólo 1 voto en contra.

Explícitamente, dijeron,  Nuevo León  reforma el Artículo 1 de la Constitución en el que queda claro que “El Estado reconoce, protege y tutela, el derecho a la vida que todo ser humano tiene. Desde el momento de la fecundación entra bajo la protección de la Ley y se le reputa como nacido para todos los efectos legales correspondientes, hasta su muerte natural, sin perjuicio de las excluyentes de responsabilidad previstas en el Código Penal para Nuevo León”.

Sin embargo la reforma contempla dejar intactas las excusas absolutorias contenidas en el Código Penal y que permiten recurrir al aborto sin que exista responsabilidad penal, sólo en caso de violación, peligro de vida para la madre y malformación congénita del bebé, como ocurre prácticamente en todo el país.