Ordené a policías no caer en provocación: alcalde de Iguala

José Luis Abarca Velázquez, presidente municipal de Iguala, narró que estaba en un baile cuando ocurrieron los enfrentamientos que dejaron seis muertos.

Ciudad de México

El presidente municipal de Iguala, Guerreo, José Luis Abarca Velázquez, dijo que la noche del viernes, cuando ocurrieron los enfrentamientos que dejaron seis muertos, él estaba en un baile y al enterarse de la presencia de normalistas en la plaza principal, ordenó que los policías no cayeran en provocaciones.

En entrevista con Magda Guzmán en MILENIO, el alcalde de Iguala dijo desconocer en qué va la investigación por estos hechos y que no ha tenido comunicación ni con el gobernador Ángel Aguirre ni con la Procuraduría General de Justicia del estado.

"Lo desconozco cómo se hayan dados las cosas, porque el que trae este caso es la Procuraduría del estado", dijo. "No está conmigo todavía una ficha informativa, no he sido requerido ante alguna instancia legal para que me informen. Todo lo que sé es a través de los medios de comunicación".

Narró que la noche del sábado, estaba en un evento organizado por el DIF, en el cual se presentaron dos grupos musicales.

"Bailé como una hora, había varios grupos, había ciudadanos, me invitaron a bailar y después de una hora decidí retirarme", dijo.

"Me fui a cenar, cuando recibo una llamada y me dicen que había algunos normalistas golpeando a las personas que estaban bailando en la plaza donde estaba en el evento. Mi indicación fue no caigan en provocación, no quiero que me los vayan a golpear", afirmó.

Detalló que posteriormente recibió otra llamada para informarle que "había unos muchachos" que tomaron unos autobuses y reiteró que su orden fue que no hubiera incidentes.

"Así estuve durante toda la noche, hasta que me reportaron que había distintos enfrentamientos en distintas partes de la ciudad".

El alcalde de Iguala dijo desconocer también información sobre la desaparición de 58 estudiantes de la Normal Rural de Ayotzinapa.

La noche del viernes, se registraron en Iguala tres enfrentamientos entre policías municipales y civiles que dejaron seis muertos: tres estudiantes de la Normal Rural de Ayotzinapa, un futbolista del equipo Tercera División "Los Avispones", el chofer del autobús en que viajaba su equipo y una mujer.