Aseguran 43 ejemplares de vida silvestre en Acapulco

Personal de Profepa en la entidad aseguraron las aves y reptiles al comprobarse que el establecimiento de mascotas carecía de documentos que acreditara la legal procedencia de las especies.

Acapulco

La delegación de la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (PROFEPA) en Guerrero, aseguró de manera precautoria a un total de 43 ejemplares de vida silvestre en un establecimiento de mascotas sin comprobar la legal procedencia de las especies amenazadas.

Se informó que la lista de las especies que fueron aseguradas de manera precautoria es porque las aves como otras especies son de procedencia extranjera y se encuentran listadas en la Convención sobre el Comercio Internacional de Especies Amenazadas de Fauna y Flora Silvestre (CITES).

Lo anterior fue realizado por inspectores federales de la delegación de la PROFEPA en la entidad, y se realizó luego de una visita de inspección a la comercializadora de mascotas, que se localiza en un centro comercial en la zona del Acapulco Dorado en costera Miguel Alemán.

Se detalló que se logró el aseguramiento de 19 tortugas japonesas, dos iguanas rojas, una guacamaya roja, todas estas especies enlistadas en la NOM-059-SEMARNAT-2010.

Además dos hurones de la especie Mustela putorius, un jerbo (una roedor de tamaño muy pequeño), un erizo (un mamífero pequeño cubierto de púas), una cotorra uruguaya, un cuyo, dos chinchillas (son roedores), tres guacamayas azules, dos ninfas de la especie (Nymphicus hollandicus).

Así como un canario rojo, tres palomas de java, tres cebras pintas y una cebra blanca, animales de la vida silvestre de procedencia extranjera, que se encuentran listadas en la convención sobre el comercio internacional de Especies Amenazadas de Fauna y Flora Silvestre.

Se enfatizó en que los inspectores de la PROFEPA aseguraron los ejemplares al comprobar que el establecimiento en cuestión no mostró la documentación requerida que acreditara la legal procedencia de las distintas especies.

La medida de seguridad se impuso al infractor conforme a los artículos 119 y de la Ley General de Vida Silvestre y 51 de su respectivo Reglamento.