Asegura ex funcionario del INM en SLP que no buscará amparo

El ex delegado del instituto aseguró que es inocente de la acusación por hostigamiento sexual de dos hondureñas menores de edad y no descartó que el caso este manipulado.

San Luis Potosí

Alberto Rojo Zavaleta, destituido como delegado del Instituto Nacional de Migración como presunto responsable de un caso de hostigamiento sexual en perjuicio de dos menores de edad de origen hondureño, aseguró que es inocente y dijo tener la conciencia tranquila.

A unos días de haber sido destituido por el director general del Instituto, Ardelio Vargas, luego de que se presentó denuncia en contra del delegado en San Luis Potosí, el ahora ex funcionario señaló que no buscará un amparo y señaló que esperará a que las instancias correspondientes investiguen la veracidad de las acusaciones en su contra.

Explicó que hasta el momento no ha sido citado por ninguna autoridad para responder de la denuncia en su contra, pero dijo estar preparado para su defensa, pues insistió en que es inocente.

Dejo entrever que en el caso hay un cierto indicio de manipulación con la intención de afectarlo, ya que dijo, en los cinco meses que llevaba en el cargo probablemente estaba afectando intereses, mismos en los que no quiso abundar.

Rojo Zavaleta señaló que prueba de que no cometió ningún delito es que en ningún momento se ha escondido y que no ha intentado evadirse o abandonar la capital potosina de donde es originario.

El pasado 5 de noviembre, desde oficinas centrales del Instituto Nacional de Migración se dio a conocer la destitución del funcionario debido a que dos menores de edad originarias de Honduras, habían presentado una denuncia en su contra por acoso sexual y abuso de autoridad.

Lo acusaron además de haberlas retenido inexplicablemente en la estación migratoria de San Luis Potosí, desde el pasado 25 de septiembre.