Arribaría este miércoles el cuerpo de Tamayo a Morelos

Familiares de Edgar pidieron a medios privacidad durante los rezos que serán en su domicilio. Se espera la presencia del gobernador del estado y el obispo de la Diócesis de Cuernavaca.
Edgar Tamayo, mexicano sentenciado a muerte y ejecutado en Estados Unidos
Edgar Tamayo, mexicano que murio por una inyección letal en Texas, EU. (Especial)

Miacatlán, Morelos

Los padres de Edgar Tamayo Arias, el mexicano ejecutado el pasado miércoles con una inyección letal en el estado de Texas, Estados Unidos, ya esperan el cuerpo de su hijo en su hogar al que llegaron este fin de semana, que fue escenario hace unos días de cadenas de oración y plegarias constantes para acompañar las últimas horas del reo morelense o lograr "a distancia" el perdón por parte del gobernador texano, Rick Perry.

Héctor Tamayo e Isabel Arias, ha sido amables con los medios de comunicación, pero han pedido de forma firme que no los quieren ver en los rezos que se realizarán en su domicilio, ubicado en la colonia centro del pueblo de Miacatlán, municipio del surponiente de Morelos, a donde podría presentarse este martes o el miércoles mismo, tanto el gobernador de Morelos, Graco Ramírez Garrido Abreú y el obispo de la Diócesis de Cuernavaca, Ramón Castro Castro, quien en la homilía de este domingo ofreció oficiar una misa, en memoria de Edgar, "cuando los padres se lo pidan".

El padre de Edgar Tamayo, tampoco quiere dar entrevistas. Con él sólo son pláticas muy cortas y frases iguales.

A unas horas de haber arribado a Morelos, preveniente de la ciudad de Houston, donde desde e jueves fue velado el cuerpo de su hijo, asegura que Edgar –condenado a muerte por inyección letal por el homicidio de un policía texano, en 1994—"tomó con entereza el momento". Recuerda que nunca lloró o se le tonó triste.

"No tocó el tema (de su muerte) tampoco", refiere el profesor jubilado, quien recuerda que su hijo comió y platicó con ellos y nunca se refirió a lo que estaba a punto de suceder. "Física y mentalmente estaba preparado, no lloró ni estaba triste"

Mientras tanto, la familia, en silencio y por determinación propia, alejada de los medios, prepara el funeral de Edgar Tamayo, muerto a la edad de 46 años.

Edelmira Arias, prima de Edgar, reiteró el día de la muerte de su familiar que aún cuando no habían planeado nada, lo único que tenían claro es que los recibirían "con música, mucha música de banda, como a él le gustaba".

En el pueblo, nadie sabe cuando arriba el cuerpo de Tamayo, sin embargo, están atentos a ello. De acuerdo a la versión de una fuente que pidió el anonimato, el próximo miércoles podría ser la fecha exacta del arribo del féretro con los restos de Tamayo, ya que esa es también la fecha que ha sido informada a los responsables del panteón del lugar.