Pide Arquidiócesis de Oaxaca respetar derechos de menores

Tras conocerse el caso de la niña triqui que fue vendida por sus padres, la Arquidiócesis pidió a los ciudadanos desterrar las prácticas que violenten los derechos de los niños.
El arzobispo de la Oaxaca, José Luis Chávez Botello
El arzobispo de la Oaxaca, José Luis Chávez Botello (Óscar Rodríguez)

Oaxaca

La Arquidiócesis de Oaxaca emitió una condena unánime para reprobar el caso de la niña triqui que fue vendida por sus padres a un desconocido en 40 mil pesos, llamando a desterrar este tipo de prácticas que trasgreden y violentan los derechos fundamentales de las víctimas, principalmente de las niñas, que tiene el derecho a la felicidad.

El arzobispo de la Oaxaca, José Luis Chávez Botello, dijo que en este tipo de casos los padres de las menores no deben obligar a juntarse en matrimonio a esa edad a sus hijos bajo ninguna condición, "por qué no están preparadas, apenas están creciendo, y el cuerpo y su cerebro no está desarrollado, ni físicamente, ni psicológicamente para asumir una alta responsabilidad."

"Déjelos que vivan sus niñez, plena y feliz", dijo el prelado a los padres de familia y urgió al gobierno estatal empezar a discutir leyes sobre la familia.

"Sobre cualquier interés económico o político, las familias y las instituciones deben poner siempre en centro el respeto inquebrantable a los derechos de los niñas y las adolescentes".

En tanto la Defensoría de los Derechos Humanos del Pueblo de Oaxaca (DDHPO), dijo que vigila el desarrollo del proceso del juicio de controversia y custodia provisional o definitiva de la niña triqui con el fin de vigilar que las autoridades judiciales que atienden su caso, privilegien el respeto a sus derechos humanos, específicamente su dignidad como persona y su interés superior como niña, de acuerdo a las obligaciones internacionales que tiene el Estado mexicano.

La DDHPO se pronunció públicamente para que se reconsiderara la orden emitida por el Juzgado Segundo de lo Familiar de entregar a la menor de edad a sus padres, pues existía un riesgo fundado y motivado en contra de su integridad física y psicológica.

Este organismo público, autónomo y ciudadanizado inició el expediente DDHPO/CA/725/(01)/OAX/2013, el 16 de agosto del 2013 y desde entonces las acciones realizadas han tenido el fin de proteger los derechos humanos y la dignidad de la niña, es por ello que se encuentra vigilante del desarrollo del juicio de controversia y custodia provisional o definitiva que está realizando el Poder Judicial, esperando que defina con base a los estándares internacionales de derechos humanos, y que su resolución reconozca el carácter integral de los derechos de la niña y que estos prevalezcan sobre cualquier otro interés, así como que las disposiciones estén orientadas a la protección y desarrollo de la autonomía de la niña en el ejercicio de sus derechos.

El propósito único de la DDHPO está motivado en el tema de la defensa y protección de los derechos humanos, considerando que a través de este caso, se puede sentar un precedente en la entidad oaxaqueña, para que las instituciones actúen privilegiando el interés superior de las niñas y niños.