Armas ilegales en Oaxaca provienen de Estados Unidos y Chiapas

El presidente del Consejo Estatal de Seguridad Pública, Miguel Ángel Botello Treviño, dijo que las armas llegan de contrabando a distintos pueblos y comunidades de la entidad.

Oaxaca

El Consejo Estatal de Seguridad Pública de Oaxaca reconoció que las armas que son traficadas y vendidas en el mercado negro en los pueblos y comunidades rurales e indígenas proviene de la frontera sur y algunas otras a través de migrantes radicados en Estados Unidos.

Aunque el organismo advierte también que se ha detectado un mayor flujo de armas de contrabando que penetran por las zonas donde hay presencia del crimen organizado principalmente la zona limítrofe con los estados de Veracruz y Guerrero.

El titular del organismo, Miguel Ángel Botello Treviño, informó en base a los datos e informes de inteligencia se ha establecido que la frontera sur es lugar donde hay más huecos donde se ha identificado desde tráfico de armas hasta drogas.

"Hemos detectado que el gran problema que tiene México y Oaxaca en particular es que muchas de las armas que llegan en contrabando a diversos poblados ingresa por la frontera sur, que no tienen la seguridad y vigilancia debida y que en consecuencia tienen muchos huecos y si además tenemos a Chiapas, Guerrero y Veracruz donde hay presencia del crimen organizado, es fácil que ingrese a manos de gente de Oaxaca".

Aunque hay también una indagatoria por parte de la Procuraduría General de la República (PGR) donde se identificado a migrantes cruzando armas a través de la frontera norte con los Estados Unidos algunas poblaciones de Oaxaca.

"Se han dado los casos por la facilidad que hay en los Estados Unidos de adquirir un arma y si el migrantes justifica residencia ya logro adquirir un arma que pueda cruzar fácilmente por la frontera norte, a riesgo de de que pueda ser detectada en la frontera o en la aduana.

Botello Treviño, consideró que el tráfico de armas que se genera en Oaxaca es clandestino y muchas veces mano por mano o por pedidos, descartando que existan bandas dedicadas al contrabando.

El mando no descarto que haya presencia de armas de alto poder en algunas poblaciones, ya que una vez en un puesto de canje llego un lugareño a preguntar cuánto se pagaría por la entrega de un fusil de asalto Ak-47

El presidente del Consejo Estatal Seguridad Pública, Miguel Ángel Botello Treviño, dijo que ha sido difícil convencer a los pueblos y comunidades indígenas de Oaxaca para que se desarmen, porque muchos tienen la portación de las mismas para su autodefensa.

"La gente no acepta fácilmente el canje del arma por dinero, despensas o electrodomésticos por que tiene una cultura arraigada de autodefensa ".

Dijo que la condición de canje o desarme se complica particularmente en las zonas donde hay conflictos agrarios como la zona de la sierra Sur.

Sin embargo, en una tarea de prevención para evitar hechos delictivos se trata de convencer a estas comunidades a entregar sus armas.

En los últimos 5 años según la Secretaria de la defensa Nacional (SEDENA), se han pagado 4.87 millones de pesos, para canjear unas 553 armas cortas, 556 largas, 593 cargadores, además de 26 granadas

Adelantó que en este año se aplicarán recursos en materia de seguridad por un millón 500 mil pesos para obtener un mayor número de armas canjeadas.

Dijo que el 18 de enero dará inicio la nueva campaña, y tentativamente al finalizar marzo se cerrará si aún se tienen recursos, para reabrirla en el mes de junio.

Destacó que el mínimo que se pagará por un arma serán 500 pesos si es que se encuentra en mal estado, y darán 5 mil pesos como máximo.

Mencionó que los puntos donde han obtenido mejores resultados son en Oaxaca son la región de Tuxtepec, Miahuatlán e Ixtepec.