Carta íntegra del presidente municipal de Aquila

El alcalde de Aquila Juan Hernández Ramírez detalló en una carta las razones por las que se reunió con Servando Gómez 'La Tuta', líder de Los Caballeros Templarios. 
En las dos fotos Hernández Ramírez ve hacia la posición de la cámara.
En las dos fotos Hernández Ramírez ve hacia la posición de la cámara. (Quadratín)

Aquila

Juan Hernández Ramírez, alcalde del municipio de Aquila, en Michoacán, emitió un mensaje a los pobladores para explicar las razones por las que se reunió con Servando Gómez 'La Tuta' luego de que se difundieron imágenes del edil con el líder de Los Caballeros Templarios. 

Ciudadanos Aquilenses:

Amigas y amigos:

Su amigo y servidor, Juan Hernández Ramírez, utiliza este medio para dirigirme a ustedes con motivo de la publicación en varios medios de comunicación, de unas fotos tomadas supuestamente de un video en las que me sitúan por un costado del señor Servando Gómez Martínez.

Primero, quiero decirles que el Presidente Municipal Juan Hernández Ramírez, como lo he demostrado con hechos, siempre he estado con el pueblo y nunca he defraudado ni defraudaré, la confianza que los Aquilenses me depositaron el 9 de noviembre de 2011, cuando con sus votos libres y secretos ganamos limpiamente la elección constitucional que desde el 1 de enero de 2012 nos tiene al frente del Gobierno Municipal, practicando siempre una política pública de: trabajo, positiva, incluyente, conciliadora, y de impulso general al progreso y desarrollo de todos los sectores y habitantes del Municipio de Aquila.

Como Presidente del Ayuntamiento de Aquila 2012 – 2015, en nuestro periodo de Gobierno nos ha tocado enfrentar situaciones inéditas para el Municipio, el Estado y nuestro País, en donde los Aquilenses hemos sido protagonistas de hechos históricos en los que este servidor, como gobernante siempre he estado en defensa de mi Pueblo, apoyando y comprometiendo incluso mi renuncia a la Presidencia Municipal si no son atendidas las demandas justas de toda mi gente, como lo fue el caso de la lucha de la Comunidad Indígena de San Miguel de Aquila por obtener de una poderosa empresa minera mundial, la firma legal de un convenio que otorga la regalía minera de la que hoy disfrutan casi quinientas familias comuneras de este Pueblo Nahua de San Miguel de Aquila, un logro que ha quedado registrado en la historia de la minería y de México, poniendo muy en alto al Municipio de Aquila en el contexto de las luchas sociales.

Prueba de ello también es, que en lo administrativo, al Ayuntamiento de Aquila lo recibimos con una deuda pública municipal histórica, de más de 11 millones de pesos, misma que junto con el cabildo se ha enfrentado para alcanzar un manejo de las finanzas que no detenga el programa de gobierno delineado a favor de los Aquilenses, donde pese a este gran atorón económico, con el apoyo del Gobierno del Estado y la Federación, se ha venido trabajando y realizando obras.

Además, como Presidente Municipal de Aquila con el apoyo absoluto del Cabildo, he dado un apoyo histórico a todos los Aquilenses sin distingo contándose entre ellos, por mencionar algunos, las Comunidades Indígenas nahuas de Coire, Pómaro y Santa María de Ostula, a los ejidos de Maquilí y La Placita, a los pequeños propietarios, a las poblaciones grandes y a las rancherías más pequeñas y marginadas de la costa y la sierra, realizando obras y acciones de Gobierno para satisfacer las demandas más sentidas y necesarias de la población privilegiando el bien común sobre los intereses personales.

En Aquila, en apoyo a la población en general, por mencionar solo algunas obras, entre otras se construyeron el edificio de la universidad Pedagógica Nacional sub centro El Faro de Bucerías; el complejo administrativo de la Jefatura de Sector de Educación Indígena en El Duin; aulas en diversas escuelas y localidades; canchas de usos múltiples techadas con iluminación en todo el Municipio;  puentes colgantes en Cachán de Echeverría y el Ahijadero; huellas de rodamiento, sistemas de agua potable, sistemas de drenaje y la apertura de caminos nuevos a distintas localidades; las oficinas de la Asociación Ganadera del Municipio de Aquila. También junto con la CFE, se emprendió un programa histórico de electrificación en el que se electrificaron rancherías más marginados  que carecían de energía eléctrica, y especialmente, con recursos propios del Ayuntamiento de Aquila, se dotó gratuitamente de plantas de energía solar al mismo número de viviendas y familias de localidades marginadas a donde no es posible llevar la luz con cables y postes.

Igualmente histórica ha sido la participación de los Aquilenses para resolver la crisis de inseguridad regional gestada desde antes de mí llegada al Ayuntamiento de Aquila, misma que mantenía complejos y delicados escenarios de seguridad a nivel municipal, los que se logró superar apoyando decididamente la integración del Mando Único Policial propuesto por el Gobierno del Estado, la Federación y la Comisión para la Seguridad y el Desarrollo Integral de Michoacán, así como a los auténticos grupos de autodefensa a los que se ha apoyado principalmente con solidaridad institucional, además de gasolina, alimentos y recurso económico para el mejor cumplimiento de su función.

Y fue precisamente en este contexto de inseguridad y autodefensas, en donde, con motivo de la responsabilidad Edilicia que nos fue confiada, dentro de los complicados y  delicados escenarios que había, en varios de ellos se requirió del ejercicio pleno de la autoridad, al igual que de la prudencia y la negociación para garantizar la tranquilidad y la paz de los habitantes del Municipio de Aquila, siendo de destacarse uno de ellos,  en el que un grupo armado de la cabecera municipal supuestamente levantado para combatir al crimen organizado, exigió se le entregara la Dirección Municipal de Seguridad Pública y todo su presupuesto, a lo que nos opusimos con el resultado de que tomaron el Pueblo de Aquila y empezaron a acusarnos en los medios de comunicación de ser cómplices de la delincuencia organizada. Todo ello, por negarme a cumplir sus demandas que eran contrarias a la responsabilidad que ostento como Presidente Municipal de Aquila y a los intereses de la propia colectividad a quien represento.

Difícil situación que no obstante, lograremos superar con el respaldo de la población con el que siempre he contado, pero no obstante nuestros esfuerzos y ante el clima de inseguridad que sigue privando en nuestra Entidad, a pesar de los esfuerzos desplegados por las autoridades federales, una vez que regresé a continuar con mis responsabilidades Edilicias, fui requerido por enviados del señor Servando Gómez Martínez, para que me presentara a una reunión que se habría de celebrar en una escuela primaria en la población de Tumbizcatio, diciéndome que, o iba por mi voluntad, o que si no se llevaban a uno de mis hijos para que fuera por él.

En dicha reunión, escoltado por fuertes grupos armados, intimidantes por sus muestras de poderío, el señor Servando Gómez estuvo presente con un grupo grande de comuneros entre los que incluso iban mujeres de Pómaro, Coire y otras, quienes se quejaban de estar siendo extorsionados por gentes de este señor Servando Gómez, que estaban pidiendo cuota a ganaderos y agricultores; y obligando a los comerciantes a comprar cerveza, refresco y otros productos solo con ellos; además de golpear y levantar a quien se opusiera o hablara mal de los mismos, mostrando incluso varios de ellos las huellas de los golpes que tenían en sus espaldas con los látigos que usaba la gente del señor Servando Gómez para torturarlos. También se abordaron algunos problemas con la gente de Tizupan y con las minas.

Resolviéndose los problemas de estos asuntos que se abordaron y habiendo quedado contra nuestra voluntad ya que ante un escenario como ese eran pocas las posibilidades de oponerse sin riesgo a ser privados de nuestra vida, un video filmando todo lo ahí sucedido por una gente del señor Servando, del cual por cierto, nunca se nos permitió tener acceso al mismo. Por lo que si se difunde todo el video, sin editarlo se podrá constatar la veracidad de lo que aquí afirmo, al señalar, que en dicha reunión, estuvieron presentes, representantes e integrantes de las Comunidades Indígenas sometidas y violentadas, quienes encararon al señor Servando Gómez Martínez lográndose en dicha reunión y producto de las pláticas sostenidas, el restablecimiento del orden y la tranquilidad para la gente de nuestra Municipalidad.

Pongo desde ahora como testigos de calidad de lo ahí acontecido, a todos los indígenas nahuas que asistieron a esta reunión, y en especial, a los comuneros de Pómaro, los señores profesores Ray Calvillo Montes, Víctor Palacios Lugardo, Hector Arroyo Ramírez, Efraín Arroyo Chávez, Rumuel Chávez Flores, Noé Méndez Ávila, así como el ciudadano Narciso Méndez, entre otros, quienes perteneciendo a un partido diferente al mío y siendo opositores, hablando con la verdad pueden testificar lo que sucedió con el señor Servando Gómez Martínez en dicha reunión pública y a la vista de todos los comuneros.

Amigas y amigos:

Su amigo y servidor, el Presidente Municipal de Aquila, Juan Hernández Ramírez, estoy tranquilo en mi conciencia, porque nunca he fallado a su confianza, no he hecho nada indebido, más que trabajar y luchar a brazo partido con todos y cada uno de ustedes, por el bienestar y progreso de todos los Aquilenses.

Y por ello, es que estoy aquí, dando la cara a mis responsabilidades como su humilde servidor y representante de esta encomienda Municipal, expresándoles a las autoridades, que estoy en la mejor disposición de colaborar y asistir para realizar cualquier aclaración que se considere pertinente en torno a todos estos hechos, que siempre han sido del conocimiento de quienes me eligieron para desempeñar este cargo de Presidente Municipal.

Atentamente

Aquila, Michoacán, a 28 de septiembre de 2014