Aplicarán protocolo para atender casos de acoso sexual en Chihuahua

El propósito de este programa es sancionar de manera adecuada a quienes cometan estas faltas y prevenir la violencia institucional en las oficinas gubernamentales de esta entidad.

Chihuahua

Para combatir el acoso sexual en las dependencias estatales y en el Supremo Tribunal de Justicia del Estado (STJE), el Instituto Chihuahuense de la Mujer (Ichimujer), aplicará el Protocolo de Atención a Casos de Acoso y Hostigamiento Sexual.

El organismo dejó en claro que mediante este programa se buscará sancionar de manera adecuada a quienes cometan estas faltas, y prevenir la violencia institucional en las oficinas gubernamentales de esta entidad.

Esto forma parte de la acciones de fortalecimiento a la perspectiva de género que realiza el Ichmujer cada año y en atención a los hechos de discriminación a las mujeres en el ámbito institucional

Por ello, añade, el próximo mes de agosto se emprenderán las capacitaciones al personal jurídico de la Administración Pública Estatal (APE) y del STJE, para la aplicación del Protocolo de Atención a Casos de Acoso y Hostigamiento Sexual.

“Con ello se permitirá sensibilizar al funcionario de las áreas legales para que puedan identificar, asesorar, atender y canalizar las denuncias y quejas de mujeres y hombres, que se encuentren en una situación de acoso laboral, hostigamiento sexual y violencia institucional, que les impida gozar de sus derechos y vivir una vida libre de violencia.

“Este protocolo establece la ruta crítica a seguir ante una denuncia de acoso u hostigamiento sexual de servidoras y servidores públicos al interior de alguna dependencia pública, así como las sanciones administrativas desde amonestaciones verbales, suspensión sin goce de sueldo, destitución del cargo o la inhabilitación temporal o definitiva para laborar en la APE”, se precisó.

Al hacer referencia sobre el llamado: “mobbing”, el Ichmujer explicó que el acoso laboral es una práctica discriminatoria con base en los roles y estereotipos de género que se manifiesta en burla física o psicológica, descalificación del trabajo o logros y se abusa de la autoridad, causando daños a la salud, disminuyendo la productividad:

Mientras que el hostigamiento sexual involucra comentarios, insinuaciones, propuestas y tocamientos de jefaturas hacia subordinadas y subordinados, las y los cuales por temor al despido, vergüenza o burlas, pueden caer en depresión, angustia o ser víctimas de abuso y violación sexual, entre otras faltas, agregó.

“Trabajar en la Administración Pública Estatal es un eslabón en la cadena de cambios sociales y estructurales para superar el proceso de ‘cosificación’ a las que han sido sometidas las mujeres así como reconocer su dignidad, derechos y condición de ciudadanas”, concluyó en un comunicado el Ichmujer.