Anunciará Peña hoy plan de rescate de la vaquita marina

El gobierno federal destinará mil 82 millones de pesos para combatir su pesca, por lo que durante dos años no se podrá capturar esta especie en el Alto Golfo de California.
San Felipe es una de las comunidades pesqueras.
San Felipe es una de las comunidades pesqueras. (Javier Ríos)

México

El presidente Enrique Peña Nieto presentará este jueves un acuerdo para prohibir la pesca en el Alto Golfo de California y preservar a la vaquita marina, el cual costará mil 82 millones de pesos, lo que representa la quinta parte del presupuesto del Fondo Nacional de Desastres para 2015, pero que no incluye un programa social que enfrente el hecho de que miles de pescadores y la cadena productiva quedarán paralizados durante dos años.

Según el documento obtenido por MILENIO, se contemplan 541 millones de pesos anuales para compensar con 283.3 mdp a los permisionarios, 141.6 millones para los pescadores, 87.5 para la cadena productiva y 28.2 mdp para la vigilancia comunitaria, que sería la única actividad que realizarían los hombres que hasta hace unos días se dedicaban a la pesca en esa zona.

En la primera versión del acuerdo dada a conocer por una investigación de MILENIO, se contempla un costo bianual de mil 36 millones de pesos, es decir, el acuerdo final incrementó en 46 millones de pesos, el cual es llevado a cabo por Semarnat, Sagarpa, Secretaría de Marina y Sedesol.

El documento titulado “Estrategia Integral para la Recuperación de la Vaquita Marina” no vincula la necesidad de preservar el tejido social de las comunidades, el cual afecta principalmente a los pobladores de San Felipe, BC, y Santa Clara, en Sonora, donde hay 16 mil 702 y 3 mil 967 habitantes, respectivamente, según el Inegi y entró en vigor el 19 de marzo fecha de su publicación en el Diario Oficial de la Federación.

Ahí, miles de personas no tienen más actividad que la vigilancia comunitaria. Dos mil 300 familias de pescadores y alrededor de mil familias que dependen de la cadena productiva (empacadores, mecánicos de lanchas, almacenadores, etcétera), se ven de frente al ocio.

Además, el acuerdo tampoco contempla retirarles las redes, lo que les permitiría volcarse a la pesca ilegal incluida la de Totoaba, un animal que es valioso por su buche, el cual llega a costar hasta 10 mil dólares el kilo. Debido a la alta demanda asiática, es otro de los principales peligros para la vaquita, ya que su pesca no está regulada, pues también es una especie en peligro de extinción.

LOS ALCANCES DEL ACUERDO

Durante dos años, ninguna red de enmalle, cimbras o palangres de embarcaciones menores podrán pescar al norte del Golfo de California, en el polígono que se amplía a partir de este acuerdo, que no prohíbe la actividad a barcos pesqueros de calado mayor.

Además, se excluye la zona de influencia de la comunidad Cucapá para respetar sus usos y costumbres, según el documento.         

No incluye la pesca de curvina golfina que se ejecuta durante los meses de febrero, marzo y abril.

En materia de vigilancia, se aplicará el programa vigente y se tendrá coordinación operativa de Semar, Profepa y Conapesca. También se establecerán estaciones navales en San Felipe, Baja California; Puerto Libertad, Sonora, y Santa Rosalía, en Baja California Sur.

Es importante señalar que este acuerdo no pretende la reproducción de la vaquita marina, si no disminuir su afectación y obtener tiempo para realizar una evaluación “precisa” de la población de la también llamada marsopa mexicana, según el documento enviado por Sagarpa en respuesta a las solicitudes de Cofemer fechado el 23 de enero del 2015.

El biólogo Armando Jaramillo investigador del Instituto Nacional del Cambio Climático y  miembro del CIRVA (Comité Internacional para la Recuperación de la Vaquita Marina), aseguró que este animal necesita décadas para reproducirse y garantizar que esta fuera de peligro de exitinción.