Alistas en Altamirano movimiento social contra la delincuencia

Luego del asesinato del sacerdote Gregorio López Gorostieta, feligreses de la Iglesia Católica dijeron que es el colmo, no podemos seguir así, "llevamos tres sacerdotes asesinados".

Tierra Caliente.-

En Tierra Caliente se prevé el surgimiento de un movimiento social contra la delincuencia organizada, de manera inicial estaría encabezado por feligreses de la iglesia católica que están molestos por el asesinato del padre Gregorio López Gorostieta.

Aunque temerosos, feligreses de la iglesia se reunieron en la catedral de Ciudad Altamirano, rezaron por la paz del padre "Goyito" y colaboraron con los trabajos encaminados a recibir de manera decorosa su cuerpo, con la intención de darle una despedida digna, antes de que regrese para siempre hacia su tierra natal, en el vecino Estado de México.

Lo recuerdan como un hombre preparado, un seminarista que se ordenó muy joven y que tuvo la oportunidad de estudiar liturgia en Roma.

"El llegó a Ciudad Altamirano como Vicario, así estuvo durante varios años hasta que pasó al seminario mayor", relata una mujer que accede a charlar ante grabadora, pero pide que su identidad se mantenga a salvo.

Forma parte de un grupo de ocho mujeres que durante casi toda la mañana han rezado por el descanso del padre Gregorio y la resignación para su familia.

Lo recuerdan como un hombre sencillo, tímido y entregado a su trabajo en la iglesia, siempre dispuesto a visitar enfermos e interceder para resolver problemas familiares.

"Era de un corazón transparente y sencillo, no se le veía en cosas malas ni en actividades de tipo político", apuntó.

En la zona ya padecieron al menos cuatro acciones del crimen en contra de integrantes de la iglesia, por eso es que la mañana del 24 de diciembre se animaron a salir a protestar, algo que no había ocurrido.

"Aquí la gente es demasiado miedosa, aquí hay grupos muy violentos y quien habla es desaparecido, así que la gente ha llegado vivir en una situación de bastante miedo y por eso todos se quedan callados", apuntó una de las mujeres.

Desde la noche del 21 de diciembre, cuando se registró el levantón las mujeres del municipio comenzaron a rezar.

La marcha del 4 de diciembre para ellos representa un parteaguas: "Con miedo y todo la población está comenzando a darse cuenta de que esto no puede seguir así, rezar no bastó y debemos buscar que se tome conciencia del mal que se está haciendo, debemos hacer lo necesario para que esto cambie".

Aseveró: "Aquí la gente ya está comenzando a despertar, ya es el colmo y no podemos seguir así: llevamos tres sacerdotes asesinados y un caso en el que se dijo que era un accidente de coches, aunque sabemos que no fue así".