En El Pericón, esperan impacientes los restos de Alexander

“Queremos que lleguen los restos y darle cristiana sepultura. Será hasta después cuando se tomen acciones, ahora tenemos que apoyar en todo al papá”, dijo el comisario Juan Carlos Mora.

Ciudad de México

Alexander Mora, uno de los 43 normalistas desaparecidos el 26 de septiembre en Iguala y cuyos restos ya fueron identificados por peritos argentinos, vivía en El Pericón, en el municipio de Tecoanapa, en la región de la Costa Chica de Guerrero.

La población de El Pericón se ha solidarizado con el padre del estudiante Ezequiel Mora, quien desde el fin de semana espera la llegada de los restos de su hijo.

“Queremos que lleguen los restos y darle cristiana sepultura. Será hasta después cuando se tomen acciones, ahora tenemos que apoyar en todo al papá (Ezequiel Mora)”, dijo Juan Carlos Mora, comisario del lugar.

En la página de Facebook de El Pericón se difundió un número de cuenta bancaria para apoyar a la familia de Alexander.

En ese espacio, en el que también se han publicado fotos e ilustraciones del normalista, notas informativas, videos y eventos relacionados con el caso de los jóvenes desaparecidos, se convocó a una marcha el jueves en la cabecera municipal del la comunidad.

 “La vida transcurre de manera tranquila, se siembra el maíz, calabaza, frijol y jamaica para el autoconsumo, no hay comercio formal por lo mismo de que no hemos tenido ni apoyo, ni proyecto. La gente trabaja lo que come”, dijo el comisario Juan Carlos Mora.

En entrevista con Milenio Digital, explicó que la población está tranquila después de que el sábado, los peritos argentinos confirmaran que los restos hallados en Cocula coincidían con el ADN de Alexander.

“Ahorita la población está tranquila, de hecho estamos esperando los restos. Cada vez que entra un camión, una camioneta o hasta un autobús la gente se altera, diciendo ‘ya llegó’, pero esa es la tensión, esperar”.

 Señaló que toda la comunidad se conoce, “porque son familias viejas que han convivido por años”.

 Juan Carlos Mora explicó que la policía comunitaria se encarga de la seguridad, porque la nombró el mismo pueblo.

 “Tenemos dos grupos de 14 personas que se dedican a vigilar la zona. Y otro más que está en la entrada del pueblo, que la hacen los ciudadanos que se enlistaron. Vigilan quién entra y quién sale. Como somos una comunidad pequeña (tres mil habitantes aproximadamente) todos nos conocemos”.

El comisario explicó que los jóvenes que deciden ir a la Escuela Normal Rural, “Raúl Isidro Burgos”, de Ayotzinapa, donde estudiaba Alexander, es porque les interesa enseñar a otros niños.

En El Pericón hay un kínder, primaria, telesecundaria, preparatoria abierta y una universidad con la licenciatura de Desarrollo Regional, donde se estudia el desarrollo de la zona en cuanto a sus recursos naturales y la cual fue fundada en el 2007 y está a cargo de la Universidad Autónoma de Guerrero.

El Pericón, explicó Juan Carlos Mora, es uno de los 49 pueblos que conforman el municipio de Tecoanapa.

Se rige por un comisario, Juan Carlos Mora, y un comisariado ejidal, Daniel García, que fueron elegidos por el pueblo.

Tiene 3 mil habitantes entre niños, mujeres y hombres que se dedican a la agricultura con la siembra de maíz, calabaza y jamaica.

El poblado limita al norte con los municipios de Mochitlán, Quechultenango, Ayutla de los Libres y Juan R. Escudero; al sur, con San Marcos y Florencio Villarreal, al este con Ayutla, y al oeste con San Marcos y Juan R. Escudero.