Alerta INSP sobre peligro en nuevo etiquetado de bebidas

El director de Investigación en Políticas de Nutrición de dicho instituto, Simón Barquera, envió a la Secretaría de Salud una petición para derogar el nuevo tipo de etiquetado.
Simón Barquera, director de Investigación en Políticas de Nutrición del Instituto Nacional de Salud Pública.
Simón Barquera, director de Investigación en Políticas de Nutrición del Instituto Nacional de Salud Pública. (Blanca Valadez)

Cancún

La dirección de Investigación en Políticas de Nutrición del Instituto Nacional de Salud Pública (INSP) envió a la Secretaría de Salud un informe científico sobre lo “confuso, incomprensible y engañoso” que resulta el nuevo etiquetado frontal para alimentos y bebidas no alcohólicas publicado en el Diario Oficial de la Federación, el pasado 14 de febrero, por lo que solicitó su derogación ya que atenta contra la salud de los mexicanos, sobre todo de los menores.

Simón Barquera, director de Investigación en Políticas de Nutrición y presidente del Colegio de Profesores del INSP explicó que dicho etiquetado incluso incumple con las indicaciones de la Organización Mundial de la Salud que ha recomendado un consumo máximo por niño de azúcar de 25 gramos (5 cucharadas cafeteras) y en el nuevo etiquetado se autoriza hasta 90 gramos (18 cucharadas cafeteras).

“Creo que la industria debe ser escuchada pero no parte de la negociación. No pueden ser juez ni parte. No pueden estar sentados en la toma de decisiones”, dijo en la Cumbre Médica de Sanofi donde recordó que en México hay 9.1 millones de diabéticos, cada año mueren 83 mil personas a una edad media de 66.7 años, con un costo de 7 mil 7 34 millones de pesos en atender complicaciones tardía.

Para uno de los encargados de elaborar la encuesta nacional de salud, la OMS recomienda en un adulto un máximo de consumo de azúcar de 50 gramos (10 cucharadas cafeteras) por persona diarias.  Consideró que es un gran problema porque siguen manejándose con los GDA (Guías Diarias de Alimentación) eso globitos que tienen los porcentajes y que son muy engañosos.

"Nosotros en el INSP evaluamos hace años el viejo etiquetado, el que contiene ese tipo de porcentajes, y demostramos que es sumamente engañoso. Y ahorita ese mismo tipo de etiquetado, que es sugerido por la industria, es el que se pretende colocarse en alimentos y bebidas no alcohólicas. Sugieren como nivel de azúcar 90 gramos. Nadie acepta que esto sea un consumo razonable diario menos para un niño.

“La recomendación mexicana de los institutos es de máximo 50 gramos de azúcar diaria, y no estamos hablando de lo que una persona debe de consumir diario. En el nuevo etiquetado la propuesta se eleva a 90 gramos. Yo creo que eso es inaceptable. Va contra de las recomendaciones internacionales, de la OMS que establece que el consumo debería ser de 25 gramos”, añadió.

Para el investigador, encargado de evaluar ese tipo de políticas públicas sanitarias, inclusive se ha dedicado analizar y entregar estudios de los etiquetados frontales, la Secretaría de Salud deberá de retroceder y solicitar la derogación en lo publicado en el DOF porque atenta contra la propia Estrategia Nacional Contra la Obesidad y la Diabetes.

“Ahora lo preocupante es que ese etiquetado se hará acompañar de un etiquetado federal. Pues así la gente se va a confundir. Se contará con el etiquetado de la industria que confunde y luego tendrá el sello de calidad federal. Este etiquetado esta en consulta. Se acaba de dar un dictamen y va a ser la discusión de salud de los próximos días, del próximo mes, estamos realmente preocupados. Nosotros ya fijamos posición y están ahí discutiendo. Es muy fácil, sigamos las recomendaciones de la  OMS que el consumo máximo de 50, bajarlo a 25 gramos, y están promoviendo 90 gramos. Estamos preocupados y tenemos esperanza de que esto se pueda ratificar”.

“Y aunque entendemos que la industria puede cabildear para proteger sus intereses, la realidad es que lo que debe de predominar es el interés supremo por la salud y en este tema ellos no pueden discutir porque tienen un conflicto de interés. Al que mandan a discutir es un empleado de la industria que va velar por que no le pongan restricción a sus productos. Creo que la industria debe ser escuchada pero no parte de la negociación. No pueden ser juez ni parte. No pueden estar sentados en la toma de decisiones”.

Van por 'sacar' la comida chatarra de las escuelas

La diabetes sigue siendo la primera causa de muerte en México que absorbe tan sólo en el IMSS 14 mil millones de pesos anuales, en el año 2010. Por eso, consideró Barquera se está elaborando una iniciativa para sacar “la comida chatarra de los más de 220 mil planteles de educación básica. Es un tema que está viendo la SSA y en el INSP la estamos asesorando para eliminar esos productos dañinos de la tienditas de las escuelas. Hay buena voluntad por parte del Ejecutivo”.

El investigador recordó que hace cuatro años se propuso en la pasada administración de la SSA que se sacaran de manera gradual esos productos altamente calóricos, y al hacer una evaluación de cumplimiento nos dimos cuenta que la industria se la ingenió para sacar refrescos pero meter seis marcas juguitos de las mismas refresqueras, además hizo chatarra más chiquita.

Además, señaló en entrevista, se incumplió con los lineamientos sobre aumentar la actividad física y los espacios saludables. En el Distrito Federal si hubo algunas escuelas tuvieron la disponibilidad de colocar bebederos, pero la realidad es que la industria no puede autorregularse.

“Ahora viene un paso más fuerte que es hacerlo obligatorios, pero falta ver la lista de criterios, no tiene sentido sacar algunas cosas y dejar otras, se debe sacar todo”, aclaró, tras referir que esta iniciativa se impulsará en este año.

Y lo mismo sucederá con la regulación de la publicidad engañosa, que pasa en horarios infantiles, y provocan la ingesta de alimentos altamente calóricos. “El Códido PABI de autorregulación que hizo la industria no sirve, y ahora debe actuar el gobierno porque ellos no cumplieron. No lo hicieron. Con esto se comprobó que no se pueden regular solitos, la publicidad sigue siendo terrible, es una burla, hay cereales que son 50% azúcar y se siguen anunciando para los niños con personajes. Eso es inaceptable”.

Por eso, explicó, “se planteó una nueva regulación pero tiene limitaciones ya que se plantea solo para televisión y en un horario de 2 de la tarde a 7 de la noche. La mitad de los niños van a la escuela en la tarde y en la mañana ven deportes, telenovelas y espectáculos donde si pueden ver esa publicidad.