Familias de normalistas deben saber si están vivos o muertos: Solalinde

El padre Alejandro Solalinde dijo que respeta el dolor de las familias de los estudiantes, pero que sus declaraciones sobre el casos son un "imperativo de conciencia".
El padre Solalinde acudió a la SEIDO a entregar su declaración por escrito pero nadie lo recibió.
El padre Solalinde acudió este lunes a la SEIDO a entregar su declaración por escrito, pero nadie lo recibió. (Cuartoscuro)

Ciudad de México

El padre Alejandro Solalinde dijo que las familias de los 43 normalistas de Ayotzinapa desaparecidos deben saber si sus hijos están vivos o muertos.

Afirmó que sus declaraciones respecto al caso es un "imperativo de conciencia" y recalcó que respeta el dolor de las familias de los estudiantes que desaparecieron desde el 26 de septiembre en Iguala, Guerrero.

"Platiqué con las familias de los dolientes, algunas de ellas entienden que no pueden seguir en la desinformación", dijo en entrevista con Ciro Gómez Leyva en Radio Fórmula.

"Algunas familias dicen los queremos vivos o muertos, porque puede pasar incertidumbre de años".

Consideró que no se puede esperar años para saber qué pasó, como ocurre con muchas familias de desaparecidos, que "siguen sufriendo la incertidumbre de no saber si sus hijos están vivos o muertos".

Advirtió que si no se hace algo, el caso pasará a la impunidad y al olvido.

Aseguró que no ha recibido ningún tipo de rechazo por parte de familiares de los normalistas desaparecidos.

El padre Solalinde informó que acudirá el jueves a la Procuraduría General de la República a declarar sobre el caso, luego de que ayer acudiera a la PGR, pero nadie lo recibió.

Ayer, el padre dijo, en el mismo espacio radiofónico, que tiene toda la información que confirma la muerte de los estudiantes.

"Yo confirmaría que fueron quemados. Fueron llevados, algunos de ellos vivos, los obligaron a caminar en un lugar e hicieron fosa con ellos. Pusieron madera, me han dicho, capas y simplemente los quemaron", declaró ayer a Ciro Gómez Leyva.

Afirmó que el Estado mexicano supo lo que sucedió con los estudiantes de la Normal Rural de Ayotzinapa.