Detienen a alcalde de Guerrero por vínculos con el 'narco'

La Policía Federal detuvo al alcalde de Cuetzala del Progreso, Feliciano Álvarez Mesino, por su presunta participación en delitos contra la salud. 
Presidente municipal de Cuetzala del Progreso, Feliciano Álvarez Mesino.
Presidente municipal de Cuetzala del Progreso, Feliciano Álvarez Mesino. (Rogelio Agustín Esteban)

Chilpancingo

Por supuestos vínculos con el crimen organizado, la Policía Federal Ministerial detuvo al presidente municipal de Cuetzala del Progreso, Feliciano Álvarez Mesino.

De acuerdo a información policíaca, el primer edil de filiación perredista fue interceptado cuando viajaba de Cuetzala hacia el vecino municipio de Cocula, ambos ubicados en la región Norte de Guerrero.

La detención se consumó alrededor de las 12:40 horas, por la presunta comisión de delitos contra la salud, mismos que se imputan en la causa penal 31/2014, de la que derivó una orden de aprehensión requerida por la Subprocuraduría Especializada en Delincuencia Organizada (SEIDO) de la Procuraduría General de la República (PGR).

Se indicó que Álvarez Mesino permanecerá bajo arraigo en la SEIDO hasta en tanto se determina su situación legal.

El Gobierno de Guerrero no ha confirmado la información ni fijado postura, en tanto que en el Congreso local tampoco ha entrado una petición de separación del cargo, por lo que oficialmente el presidente municipal tiene fuero constitucional.

El PRD tampoco ha manifestado una postura al respecto, ni siquiera el Grupo Guerrero (GG), corriente que lo reivindica como un cuadro distinguido.

Feliciano Álvarez fue secuestrado cuando apenas era precandidato en el proceso interno del PRD en Cuetzala, permaneció 18 días cautivo hasta que su familia pagó el monto de su rescate y regresó para ganar la postulación y posteriormente, ya en el proceso constitucional se convirtió en jefe de cabildo.

Durante el primer año de su mandato sobrevivió a cinco atentados a balazos, en una ocasión fue bajado de su automóvil en la cabecera municipal de Iguala y golpeado por delincuentes disfrazados de policías preventivos.

Permaneció más de dos meses despachando en Chilpancingo, lo que propició que un grupo de regidores presentará una solicitud de juicio político en su contra, por abandonar sus funciones como alcalde.

Debido al juicio promovido en su contra regresó a despachar en Cuetzala, pero siempre argumentó que su integridad estaba en riesgo y solicitó el otorgamiento de medidas cautelares, pues toda su policía quedó desmantelada como consecuencia de las acciones del crimen organizado.

Desde que sufrió el primer atentado, Álvarez Mesino dijo que aspiraba tener una escolta similar a la que protege a su homólogo de Teloloapan Ignacio de Jesús Valladares Salgado, que consiste en 13 elementos de la Policía Ministerial Federal.