Alcalde de Tixta pide apoyo del gobierno para encarar a la delincuencia

Hosseín Nabor Guillén, denunció que ha recibido varios mensajes intimidatorios. Agregó que el asesinato de tres policías ministeriales tomó por sorpresa a todos.
Alcalde de Tixtla, Hosseín Nabor Guillén.
Alcalde de Tixtla, Hosseín Nabor Guillén. (Rogelio Agustín)

Chilpancingo

El alcalde de Tixtla, Hosseín Nabor Guillén solicitó el respaldo de las autoridades del estado y la federación para inhibir la actuación de la delincuencia organizada, la cual manifestó ya le hizo llegar varios mensajes intimidatorios.

En Chilpancingo, el jefe de cabildo hizo un llamado para que a la brevedad posible se conozca cuales fueron los motivos para motivar una acción como la registrada la noche del martes, en una de las avenidas más transitadas de la cabecera municipal.

También, se pidió al gobierno estatal y la federación para que se tomen cartas en el asunto, habida cuenta de las limitaciones que la propia Constitución General de la República le otorga a los ayuntamientos.

"Solo tenemos facultades de contención y prevención del delito, pero lo que se refiere a combate al crimen, es precisamente la federación la que tiene la responsabilidad, el recurso humano y equipo necesario", aseveró.

Lo que sucedió en Tixtla, dijo que es parte de los hechos que se suscitan en las siete regiones de la entidad, en los que se genera una violencia sumamente difícil de controlar.

Incluso, dijo que en el Congreso de la Unión se debe revisar a detalle la integración del próximo presupuesto de egresos, para efecto de generar opciones para que los jóvenes tengan espacios para canalizar sus inquietudes y energías, con proyectos que les garanticen el acceso al empleo.

Recordó que en la cabecera municipal de Tixtla existen grupos de policía comunitaria, los que de manera recurrente realizan operativos de prevención del delito, sin embargo, destacó que lo sucedido fue algo completamente imprevisto.

"Esto agarró de sorpresa a los comunitarios, a los preventivos municipales y cuando llegamos al lugar ya estaban los cuerpos en el pavimento; buscamos a la gente que presuntamente los asesinó, no los encontramos y se dio parte al gobierno estatal"

Indicó: "Nosotros como municipio, de manera aislada estamos haciendo lo que podemos en materia de prevención, en materia de contención, el tema del combate no es una responsabilidad municipal y por eso es importante que la federación lo atienda".

Mientras el gobierno federal no asuma una posición contundente en el caso, advirtió que los presidentes municipales y sus ciudadanos estarán indefensos.

Nabor Guillén señaló que hasta el momento no ha sufrido ningún tipo de amenaza de muerte, si acaso le han llegado algunos mensajes intimidatorios, los que ya denunció ante la Fiscalía General del Estado (FGE), la que en su momento deberá aportar resultados sobre el asunto.

Aunque dichos mensajes no constituyen una amenaza de muerte, no descartó la posibilidad de que esté en el ojo del huracán, por la vulnerable posición en que trabajan los alcaldes en los 81 municipios que integran Guerrero.