Sale caravana de Morelos al DF por justicia para Alan

Rosa María Sotelo y José Alfredo Cerón piden que el caso de su hijo, muerto en diciembre de 2011 en Chilpancingo, no sea olvidado y que la PGR atraiga el caso. 

Cuernavaca

Los padres de Alan Cerón, joven plagiado en Morelos y asesinado en Guerrero por grupo de la delincuencia de organizada, iniciaron su caminata rumbo al Distrito Federal para exigir el castigo para la desaparición de su hijo y su homicidio contra los responsables materiales e intelectuales entre los que se encuentran servidores públicos, según la investigación particular de las víctimas.

Rosa María Sotelo y José Alfredo Cerón, padres del joven asesinado y enterrado en una fosa clandestina en Chilpancingo en diciembre de 2011, iniciaron su éxodo a pie la mañana de este lunes, rumbo a la Procuraduría General de la República (PGR), donde buscarán ser escuchados para que prosiga la investigación sobre la desaparición forzada y homicidio de su hijo.

Ella, casi al final de un tratamiento contra el cáncer y él con un retrato de su hijo, los señores Sotelo avanzan a pie en la carretera María - Cuernavaca, que pretenden completar este mismo lunes en compañía de su abogado, Miguel Ángel Roseta.

Alan fue plagiado en la colonia Alta Vista de Cuernavaca la noche del 24 de diciembre, lo que dio origen a un enfrentamiento con la policía, donde murieron cuatro plagiarios, presuntamente parte de un grupo criminal, dos de ellos, policías en activo en el estado de Guerrero, lo que generó una línea de vinculación criminal entre delincuentes y organismos públicos.

La indagatoria de los padres y de Rosete demostró que no sólo los policías muertos estaban involucrados, ya que tras que plagio, Alan logró ponerse en contacto con su familia un par de días después, cuando él logró refugiarse en la Procuraduría de Justicia de Guerrero, en donde no fue resguardado sino entregado a sus originales captores, quienes finalmente, lo asesinaron.