Víctima de bullying estuvo apunto de perder un testículo

En Puebla, un niño de segundo de primaria recibió golpes que lo mandaron al hospital y tuvo que ser intervenido quirúrgicamente y luego de una semana fue dado de alta.

Puebla

Víctima de bullying un niño de segundo grado de Primaria fue golpeado en el baño de la escuela donde estudia en el municipio de San Martín Texmelucan, lo que lo llevó casi a perder uno de sus testículos.

El menor permaneció casi cuatro horas llorando en el salón a pesar de reportarle su dolor a la profesora, quien le contestó que no quería "niños chillones".

El menor ya fue dado de alta de un hospital de Texmelucan, luego de casi una semana de permanecer internado y donde fue operado para no perder el testículo.

El niño debe guardar reposo esta semana para volver a la escuela y con el miedo de ser atacado nuevamente por sus compañeros

La escuela primara "República Argentina" se ubica en la localidad de San Francisco Tepeyecac, municipio de Texmelucan, con número de matrícula 21DPR0313K, donde el incidente ocurrió el pasado 21 de agosto.

Anita García Salazar, madre del menor de edad, comentó a Milenio Puebla que los padres del niño agresor solo cubrieron la intervención quirúrgica en el hospital, ya no las terapias, ni las consultas y medicamentos que requiere todavía su hijo.

La mujer comentó que como cualquier otro día fue a dejar a su hijo a la primaria por la tarde fue por él.

La maestra Delia Ramírez Cante le comentó que su hijo estaba llorando debido a que alrededor de las 9:00 de la mañana, se había peleado al interior de los baños con uno de sus compañeros.

La madre del menor acusó a la profesora de no atender a su hijo a pesar de que se estaba quejando y llorando, porque el niño soportó la lesión hasta la 1:00 de la tarde que fueron por él.

Explicó que en la forma de caminar y de llorar se dio cuenta que su hijo estaba lastimado, por lo cual, al revisar sus partes íntimas, acudió al Centro de Salud de la comunidad.

La madre dijo que al día siguiente acudió a la escuela para llegar a un acuerdo con los padres del menor agresor y no se comprometieron en apoyarlos, por lo que, relató: "tomé la decisión de llevármelo a un hospital particular".

"La verdad no sabían los doctores si habían si había explotado su testículo y el otro se lo habían subido más, por el fuerte golpe que le dieron a mi hijo" explicó.

La mujer detalló que los familiares del niño agresor solo le pagaron el hospital. Los cuidados posteriores los está cubriendo ella; en este sentido, explicó que no cuentan con los recursos para afrontar esta situación.

Agregó que acudió con el director de la escuela República de Argentina, pero se mostró grosero, al igual que la maestra, quien le gritó al niño: "que niños chillones no quería dentro del salón, que si seguía chillando me lo iba a sacar para fuera".

La mujer acudió a la Corde número 18, llegó la supervisora, quien lejos de ayudar, les quiso perjudicar ya que pedía que sólo la familia del menor agresor pagara la mitad de la cirugía del niño y que los papás del niño víctima de bullying cubrieran el resto, aunque tuviera que pedir prestado.

Por estos hechos, la madre del menor solicitó la destitución del director y de la profesora: "que se les quite su profesión, porque no es la primera vez que sucede un accidente".