Acusan de homicidio a piloto de la 'monster truck'

De 82 heridos, 21 siguen hospitalizados, cuatro en terapia intensiva. El conductor declaró que al bajar de una rampa se golpeó la cabeza, por lo que perdió el control.
La monster truck arrolló al público que miraba el espectáculo.
La monster truck arrolló al público que miraba el espectáculo. (Milenio)

Chihuahua

El vocero de la Fiscalía General de Chihuahua, Carlos González, dio a conocer que al conductor de la camioneta monstruo se le imputaron los delitos de homicidio y lesiones culposas, luego de que el sábado pasado embistiera a más de 80 personas, de las que ocho murieron.

Informó que el piloto Francisco Velázquez Samaniego declaró que cuando bajó de una rampa se dio un golpe en la cabeza, por lo que perdió el control de la unidad, la cual se dirigió hacia los espectadores, quienes, sin protección alguna, estaban a la orilla de la pista.

“(El conductor) presenta traumatismo craneoencefálico y esta mañana se le subió el azúcar, pero no cayó en coma, y en cuanto mejore de salud será notificado de los cargos por homicidio imprudencial en perjuicio de ocho personas y de lesiones a 82 personas”, dijo.

En entrevista para MILENIO, dijo que de las 82 personas que resultaron heridas durante la exhibición de Monster Truck, solo 21 quedan hospitalizadas, cuatro de ellas en terapia intensiva. Indicó que presentan golpes contusos fuertes en la mayor parte de sus cuerpos, “lesiones que no ponen en riesgo la vida”.

En tanto, el gobernador César Duarte explicó que pese a que el mismo chofer refirió que había bebido dos sorbos de cerveza previo a la exhibición, “los exámenes de sangre no reflejan un estado de ebriedad, las declaraciones manifiestan que la falta de pericia y una responsabilidad directa del manejo del vehículo provocaron el accidente”.

Luego de que la empresa Espectáculos Extremos Chihuahua se deslindó del accidente y acusó al piloto, el mandatario indicó que la fiscalía será la que deslinde responsabilidades.

Por su parte, la asociación internacional Monster Truck Racing Association repudió la forma en que se presentó el evento en esta capital. Refirió que “el precario escenario instalado va contra y en ignorancia de las numerosas medidas de seguridad y protocolos establecidos por la MTRA a lo largo de tres décadas”.

Ayer se ofreció una misa de cuerpo presente a Héctor Renova y a su hijo José Ángel, de 12 años, quienes perdieron la vida en ese accidente, que dejó gravemente herido a Joel Antonio, de 8 años, hijo y hermano de los fallecidos.