Acusan a alcalde por presunta corrupción

Habitantes de Santa María Mixtequilla, en Oaxaca, lo retienen en la cárcel municipal.

Oaxaca

En el municipio zapoteca de Santa María Mixtequilla, en la zona del Istmo de Tehuantepec, Oaxaca, pobladores retuvieron y encarcelaron al presidente municipal Juan Carballo Jiménez, a quien acusan de cometer presuntos actos de corrupción.

Los inconformes amagaron con linchar y prender fuego al munícipe, porque se ha negado a rendir cuentas de los recursos gastados en el último año de su gestión.

Los manifestantes solicitaron hace dos meses tanto al gobierno estatal como a la Auditoría Superior del Estado una revisión a las cuentas del alcalde, incluso demandaron al Congreso local la revocación del mandato sin recibir respuesta.

Un grupo de pobladores decidió sacarlo de su casa y llevarlo preso a la cárcel.

Ahí, los vecinos amenazan con prenderle fuego al alcalde, quien desde hace más de cuatro meses fue desconocido por el pueblo.

Antes de que fuera retenido, se registró un conato de violencia entre simpatizantes del alcalde y opositores.

Junto con el presidente municipal también fue detenido uno de sus familiares, identificado como Héctor Jiménez, a quien se le aseguró un arma de fuego.

Al lugar acudieron policías y funcionarios estatal que mediaron para lograr la liberación del concejal, a fin de que sea llamado a rendir cuentas.

Los pobladores condicionaron la liberación del alcalde a cambio de instalar una mesa de dialogo, en la que se acuerde la revocación del mandato de Carballo.

En tanto, en San Dionisio del Mar, en la misma zona del Istmo de Tehuantepec, habitantes cerraron los acceso al poblado y tomaron la carretera para impedir el desarrollo de comicios extraordinarias para elegir autoridades municipales, a celebrarse el próximo 28 de diciembre.

El bloqueo impide el ingreso de los integrantes del Consejo General del Instituto Estatal electoral y de Participación Ciudadana, organismo público local electoral de Oaxaca, que intenta instalar el consejo municipal electoral.

Los manifestantes aseguraron que no van a permitir que se realice la elección municipal extraordinaria, convocada por segunda vez para el próximo domingo, día establecido, luego de que se aplazara el proceso programado para el pasado 14 de diciembre.