Acuerdan 10 alcaldías de Puebla rescate del río Atoyac

Homologarán programas, crearán leyes e implementarán acciones contra la contaminación.

Puebla

Los gobiernos de 10 ayuntamientos de Puebla, entre ellos, la capital, acordaron desarrollar un plan para rescatar al río Atoyac, uno de los tres más contaminados del país, para los cual serán asesorados por una agencia de cooperación alemana.

El acuerdo busca que los 10 municipios por donde pasa el afluente homologuen programas, establezcan leyes e implementen acciones conjuntas para evitar que continúe la contaminación.

De acuerdo con el titular de la Secretaría de Desarrollo Urbano y Sustentabilidad del ayuntamiento de Puebla, Gabriel Navarro Guerrero, con el acuerdo las alcaldías trabajarán de manera conjunta para realizar inspecciones para detener las descargas irregulares.

Ante la falta de presupuesto de la Federación y del estado para implementar acciones para limpiar el Atoyac, Navarro Guerrero comentó que la clave para atender el problema es evitar que se siga contaminando, de lo contrario, no habrá presupuesto que alcance.

“Por más dinero que le inviertas a limpiar, si lo siguen ensuciando, la problemática continuará. Una ciudad más limpia no es la que más se barre, sino la que menos se ensucia. En el caso del río Atoyac todos tenemos una responsabilidad: empresas irresponsables, asentamientos irregulares en zonas de riesgo”, explicó.

“Los alemanes tienen una agencia muy importante que apoya a países como México. Vamos a juntar esfuerzos metropolitanos, 10 municipios estableceremos un plan ambiental para rescatar el Atoyac y no todo es dinero. Por ejemplo, no todos los ayuntamientos tienen la legislación adecuada para realizar inspecciones, para realizar clausuras o denuncias. En este caso, con la Agencia de Cooperación Alemana robusteceremos la legislación de todos los municipios”, comentó.

LLAMAN A AUTORIDADES A NO ENTUBAR EL CAUDAL

Cynthia Menéndez, especialista en Desarrollo Bajo en Emisiones del Fondo Mundial para la Naturaleza (WWF por sus siglas en inglés), llamó a las autoridades de Puebla a alejarse de la posibilidad de entubar el río Atoyac, medida implementada por diferentes autoridades para tapar la contaminación.

La investigadora solicitó establecer acciones conjuntas entre los tres niveles de gobierno, empresas y sociedad para detener que el agua residual de las ciudades y la contaminación de la industria contaminen el afluente que pasa por los estados de Puebla y Tlaxcala.

Tras presentar en las instalaciones del Instituto Tecnológico y de Estudios Superiores de Monterrey (Itesm) en Puebla, la Hora del Planeta que se realizará mañana sábado de las 20:30 a las 22:30 horas, la investigadora del WWF pidió recuperar el afluente como sucede en otros países.

“Nosotros en los temas del medio ambiente, nos preocupan y nos ocupan. Nosotros trabajamos el tema del agua y nos interesa que se conserve en las ciudades, se mantengan los afluentes limpios para la humanidad. En materia de limpieza de ríos se tiene mucho por hacer, en el tema del cuidado del agua y no seguir contaminando”, comentó.

De acuerdo con la especialista en Desarrollo Bajo en Emisiones del Fondo Mundial para la Naturaleza (WWF), en Puebla se pueden implementar diferentes proyectos como sucede en otras ciudades del mundo en donde se rescataron afluentes.

Agregó que se deben dejar atrás ideas de entubar el río Atoyac porque el problema de contaminación no se soluciona intentando tapar y no ver el paso del agua contaminada.

“No me parece que entubar el río sea la mejor solución. Yo creo que se pueden buscar otras alternativas. Se debe convocar a especialistas para que atiendan el problema de la contaminación del agua”, apuntó.

SUMAN DÉCADAS DE CONTAMINACIÓN

La contaminación del río Atoyac suma décadas de ser contaminado, pese a las inversiones realizadas por falta de voluntad política de los tres niveles de gobierno y la falta de participación ciudadana que arroja contaminantes al afluente.

Así lo explicó Ana María Aragonés, investigadora del Instituto de Investigaciones Económicas de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), quien resaltó que en los estados de Puebla y Tlaxcala, se pueden implementar modelos europeos para la recuperación del Atoyac, sin embargo, falta la aplicación de la ley para que se dejen de arrojar contaminantes.

Resaltó que cada día el número de menores y personas que enfrentan problemas de salud por la contaminación ambiental y, en particular del agua aumentan, situación que debe ser atendida desde sus raíces.

En entrevista en el marco de su visita a la Universidad Iberoamericana Puebla para presentar su libro “Migración y Cambio Climático”, la investigadora resaltó que mientras no se aplique la ley y las empresas sigan contaminando, será complicado que se detenga la contaminación de un río como el Atoyac.

“Todo se puede revertir, pero ¿Dónde está la política? ¿Dónde está la decisión de los políticos para que se aplique la ley? De que se puede se puede”, resaltó la académica.

Señaló que para atender problemas de contaminación de afluentes como el río Atoyac, la clave está en analizar las acciones implementadas en otros países para adoptarlas y replicarlas.

“Tenemos que pensar en lo que han hecho en otros países. ¿Por qué en unos países sí se puede y en otros no? Unos países sí pueden y otros no. Lo que necesitamos es hacer conciencia y trabajar en la cultura, saber que este país se va a acabar si nosotros no hacemos nada.

Dijo que se requiere generar una cultura de cuidado al medio ambiente en la población para que se respeten los afluentes.

:CLAVES

PROBLEMÁTICA

La contaminación del río Atoyac afecta a más de 2 millones 300 mil pobladores de 22 municipios de Puebla, por donde corre el caudal.

El río Atoyac es considerado uno de los afluentes más contaminados del país, y se calcula que diariamente se lanzan 146 toneladas de materia orgánica, 62.8 toneladas de sólidos suspendidos y 14 kilogramos de metales pesados a sus 400 kilómetros de longitud aproximadamente.

Se ha detectado “la presencia elevada de hidrocarburos y metales, tales como zinc, aluminio y manganeso en el raudal”.