Acapulco: peligroso y fascinante

A pesar de haber sido considerada una de las ciudades más peligrosas del mundo, Acapulco es el destino de playa favorito de mexicanos y extranjeros.
Acapulco
Acapulco (Shutterstock)

En la playa no cabe ni un alfiler más. Los turistas se pasean entre vendedores de pescado asado en palito, mujeres estilistas que trenzan el cabello y niños que “te mueven la pancita por un peso”.

El puerto que en los últimos tres años ha aparecido entre las tres ciudades más peligrosas del mundo, continúa siendo el destino de playa favorito de mexicanos y extranjeros.

Su zona dorada es eso, dorada, casi intocable.

A través del programa “Guerrero Seguro”, visitantes y lugareños son protegidos y vigilados por elementos del Ejército, la Marina, la Policía Federal y las policías estatal y municipal. Difícilmente se puede romper ese cerco de seguridad, “realmente es lo que nos ha ayudado a cambiar la percepción que se llegó a tener en aquél tiempo de lo de la inseguridad en nuestro destino”, afirma Javier Aluni Montes, secretario de Turismo del estado.

Los peores años en cuestión de violencia relacionada a la estrategia de lucha contra el narcotráfico, para Acapulco fueron 2011, 2012 y, todavía, el 2013. Durante este periodo, el Consejo Ciudadano para la Seguridad Pública y la Justicia Penal, situó a la ciudad dentro de los tres primeros sitios del ranking de lugares más peligrosos del mundo.

Para 2011 la tasa de homicidios se situó en 128 muertes violentas por cada 100 mil habitantes y el año siguiente la cifra se disparó: los mil 170 asesinatos contabilizados dejaron como estadística que por cada 100 mil habitantes 148 morían violentamente. Esto, situó a Acapulco como la segunda ciudad más peligrosa del mundo, según la organización no gubernamental.

En 2013 la cifra disminuyó, pero eso no dejó fuera de los tres primeros lugares de la lista al puerto.

A pesar de esto, los turistas tanto nacionales como extranjeros ven a Acapulco como la reina de las ciudades de playa en el país.

Y la reina no suelta su corona.

Incluso, aunque según datos de la Secretaría de Turismo el número de visitantes disminuyó un 3% entre 2012 y 2013, esta diferencia no fue significativa pues Acapulco aún es la segunda ciudad turística más visitada de todo el país, tan sólo detrás del Distrito Federal y por encima de Cancún, Guadalajara o la Riviera Maya.

Para reforzar la estrategia de promoción turística, Aluni Montes anunció nuevos convenios con Rusia, Polonia, Inglaterra, España y Francia para atraer más turistas extranjeros. Incluso, trabaja en conjunto con la aerolínea Aeroméxico para promover el puerto en China y Japón, “la idea que tenemos es que una vez llegando a la Ciudad de México puedan conectar con cualquiera de los destinos del Triángulo del Sol: Acapulco, Taxco o Ixtapa-Zihuatanejo”, explica el funcionario.

Así, el puerto lleno de música, playas paradisiacas e intrépidos clavadistas, recibe a sus visitantes con días llenos de sol y noches de fiestas interminables.