Con mantas y cartulinas avisan de suspensión de clases

Algunas escuelas de Acapulco se sumaron al paro convocado por la CETEG, sin embargo, padres de familia se presentaron con sus niños y les reclamaron los cobros de las cuotas.

Acapulco

Con mantas, cartulinas y verbalmente docentes de algunas escuelas informaron que se reanuda el ciclo escolar hasta el próximo miércoles, al mismo tempo llaman a padres de familia que apoyen el movimiento.

En las escuelas donde no hubo clases en algunos casos de llevaron a cabo reuniones de carácter informativo, donde les dijeron a los padres de familia que el gobierno pretende que ellos asuman los gastos de los planteles educativos y deberán pagar cuotas para las escuelas.

En la zona poniente del puerto de Acapulco, al iniciar el ciclo escolar 2015-2016, maestros intentaron aglutinar a padres de familia para fortalecer su movimiento, pero estos se negaron.

Además públicamente les reprocharon a los docentes el cobro de cuotas para la escuela secundaria técnica número 4, ubicada en la colonia Vista Alegre, donde abiertamente se negaron a pagarlas, y quienes ya habían realizado el pago exigieron la devolución de las mismas.

Desde muy temprano más de 400 padres de familia y alumnos, acudieron a la escuela para el inicio de ciclo escolar, pero los maestros les informaron que no habría inicio de ciclo escolar y que se llevaría a cabo una asamblea informativa, donde les dijeron que ahora se tenían que pagar los servicios como agua potable, energía eléctrica y mantenimiento del centro educativo.

Durante el recorrido realizado a los alumnos y padres de familia, se les indicó que habría un paro de labores de 48 horas, en otros centros escolares las actividades se llevaron a cabo con normalidad.

Lo anterior a pesar de que la Coordinadora Estatal de Trabajadores de la Educación de Guerrero había anunciado un paro por 48 horas, en un recorrido hecho por MILENIO se pudo observar que en la región Acapulco-Coyuca ya hay presencia de alumnos y maestros en las escuelas.

En las colonias Renacimiento y Zapata, consideradas zonas de alto riesgo y donde se había solicitado la presencia de las fuerzas federales, hay niños y maestros en los planteles, pero no hay vigilancia.

En algunos centros educativos, se pueden observar algunas mantas en rechazo a la reforma educativa.

En tanto otras anuncian reparaciones de la escuela, y otras se anuncian el paro de labores de 48 horas y reanudación de clases hasta el próximo miércoles, ante la evidente molestia de padres de familia.

La región Acapulco-Coyuca hay mil 200 escuelas, de las cuales la CETEG había anunciado que 800 realizarían el paro y no abrirían.