El Acabús deberá operar en mayo o los multarán

Banobras financió el proyecto, pero fijó una fecha límite; administradores dicen que faltan los talleres, además de 136 unidades; los costos se elevaron.

Acapulco

El Sistema Integral de Transporte para la Zona Metropolitana de Acapulco, Guerrero, mejor conocido como Acabús, deberá entrar en operación a más tardar el lunes 30 de mayo o de lo contrario el gobierno estatal deberá pagar una multa de 2 mil millones de pesos al Banco Nacional de Obras y Servicios Públicos (Banobras).

Dicha institución financió el proyecto con mil 200 millones de pesos, el cual ya tiene 24 meses de retraso y cuya construcción inició durante los primeros meses del gobierno perredista que encabezó el ex mandatario, Ángel Aguirre Rivero.

Adicionalmente, el costo de la obra que en un principio erade mil 800 millones de pesos se incrementó por los dos años que lleva estancado, y ahora se elevó a 2 mil 250 millones de pesos.

Aunque los 32 kilómetros de este sistema de transporte ya están concluidos (estaciones y carril confinado), aún faltan los talleres donde se le dará mantenimiento a las unidades, adecuar la vialidad y 136 camiones procedentes de Ciudad Sahagún, Hidalgo.

"El costo de la obra inicial era de mil 800 millones de pesos, pero ahorita estamos hablando de 2 mil 100 millones aproximadamente, faltando todavía un promedio de 150 millones de pesos más. Era para 36 meses, desgraciadamente ya llevamos cinco años y estamos desfasados con 24 meses, pero afortunadamente ya tenemos una fecha límite del 30 de mayo", aseguró Simón Zamora García, presidente del Consejo de Administración de la Coordinadora del Acabús.

Un recorrido realizado por MILENIO por los 32 kilómetros que tendrá de recorrido el Acabús se observó que hay partes donde solo hay dos carriles y uno de ellos está confinado al sistema de transporte.

Por ejemplo, al llegar al punto de la estación de Cine Río, sobre la avenida Cuauhtémoc, el comercio ambulante y los transportistas reducen a dos carriles y el tránsito se vuelve lento en esta zona.

Igual sucede en las estaciones del Seguro Social, Melchor Ocampo y en la terminal Oviedo-Zócalo, donde la avenida Cuauhtémoc y la calle Jesús Carranza están convertidos en estacionamientos.

De acuerdo con Zamora García, para hacer más ágil el tránsito en las vías por las que habrá de circular el Acabús, se sacará de circulación a 366 unidades, conocidas como camiones urbanos.

"Este sistema de transporte operará con 135 autobuses, 29 articulados, 47 tipo padrón de 12 metros y son 59 convencionales", afirmó el representante de los transportistas.

Al respecto, Porfirio Alvarado Romero, empresario y uno de los viejos líderes del transporte en Acapulco, negó que la entrada en operación del Acabús vaya a brindar beneficios a los usuarios y menos a los concesionarios.

"Aquí estriba en que el Acabús no es un servicio ni rápido ni eficiente, ni le va a dar beneficios ni al concesionario ni al pueblo ni le va a dar imagen a Acapulco, por lo cual es un desastre; un capricho o una mala información del anterior gobernador (Ángel Aguirre Rivero).

"Todos sus consejeros le dijeron que era una cosa buena, (y) no pueden comparar ese servicio en lugares donde esta plano, como en la Ciudad de México, en la capital de Puebla o en León, Guanajuato", aseguró.

El transportista mencionó que estuvo con colombianos antes de que se hiciera el proyecto y debían hacerse estudio socioeconómicos y ver si un sistema así es rentable, pero todo lo que proyecta el gobierno quiebra".