Abren en Coahuila un centro de rehabilitación para curas

La Casa Emaús, que recibe a sacerdotes con problemas "morales, espirituales y psicológicos", provoca curiosidad y temor entre los habitantes de El Tunal
La instalación, administrada por los misioneros de Guadalupe, fue inaugurada el 11 de abril.
La instalación, administrada por los misioneros de Guadalupe, fue inaugurada el 11 de abril. (Especial)

Arteaga, Coahuila

En la sierra de Arteaga la Casa Emaús para la atención de sacerdotes "en crisis" ha despertado curiosidad, y en algunos casos temor, de los habitantes de la comunidad El Tunal, donde fue construida. Esta casa recibirá a clérigos que estén "en situaciones o momentos difíciles que van desde lo moral, espiritual y sicológico para su rehabilitación" informó la diócesis de Saltillo.

En un comunicado, el sacerdote Rodolfo Mora Becerra, misionero de Guadalupe al frente del centro, afirmó que el proyecto surgió por el compromiso hecho con el cardenal Adolfo Suárez Rivera, ex arzobispo de Monterrey que ya falleció, quien les solicitó iniciar un proyecto de atención a curas.

LA INSTALACIÓN

El complejo se encuentra en terrenos de la diócesis de Saltillo, pero ésta no aporta recursos para su funcionamiento, sino que es administrada por los misioneros de Guadalupe que están en Monterrey, quienes han trabajado con 43 religiosos, tres de ellos obispos, que "han salido (del centro) ya reciclados en su ánimo y entusiasmo", afirmaron.

La instalación, inaugurada el 11 de abril, es resguardada con cercas de malla ciclónica y puertas metálicas, lo que contrasta con la sencillez del poblado cuya principal actividad es la agricultura

El edificio principal tiene dos niveles, cuenta con columnas forradas de cantera rosa y habitaciones con balcón y puerta de cristal corrediza. El patio está adornado con esculturas religiosas; se aprecia una capilla con escalinata rodeada de pinos y hay trabajadores emparejando más tramos del terreno, por lo que es probable que se realice una ampliación del lugar.

El centro actualmente tiene capacidad para 20 sacerdotes, los cuales provienen principalmente del norte de México, pero también se contempla que pueda recibir religiosos del sur de Estados Unidos.

Juan Miguel Garza Zertuche, sacerdote de Saltillo, comentó que "en la parte norte del país no había (ese tipo de centros de rehabilitación). Estaban estas casas concentradas en Guadalajara y en la Ciudad de México, que es donde se tiene una mayor cantidad de sacerdotes.

"Posiblemente se pensó en este lugar dándole respuesta a esta zona de México", comentó.

POLÉMICA POR PEDERASTAS

David Pérez, miembro del equipo formador del Seminario de Santa María Reina en Torreón, dijo el mes pasado que en Arteaga se construía "un centro de apoyo espiritual y psicológico para curas con problemas como la pederastia", mientras que el vocero de la diócesis de Saltillo, Ignacio Mendoza Wong, señaló que el lugar "para curas con problemas de pederastia que existe en Coahuila no es el único, hay también en la Ciudad de México y Guadalajara".

Ambas declaraciones han generado polémica y temor entre los habitantes de El Tunal, como es el caso de María, una comerciante que opinó: "Creo yo que vamos a peligrar con esos lugares... Nos han dicho que ese lugar es para ayudar a personas que no andan bien, pueden venir sacerdotes con su enfermedad muy avanzada y por acá hay muchos niños".

María también reprochó la falta de información, pues "los sacerdotes de aquí no saben nada... Nosotros estamos muy apegados a la Iglesia y les hemos preguntado a los padres de aquí y no nos dicen algo. Es muy raro que nadie nos pueda explicar".

Tras ser cuestionado sobre la atención de casos de pederastia en Casa Emaús, Garza Zertuche consideró que son temas que deben consultarse con el obispo de Saltillo y que en estos casos se tiene que dar cuenta a las autoridades, antes que buscar atención psicológica.

"Tenemos que ponernos en los pies de los demás, yo no puedo justificar o defender a una persona que haya cometido un delito, por más que yo lo quiera, por más que sea mi sacerdote, pensando en que fuera yo obispo, la ley tiene que cumplirse por el bien de todos, el Papa lo ha dicho... Tienen que examinarse e investigarse bien los casos", agregó.

ACEPTAR AYUDA

Salvo casos de pederastia, Garza Zertuche consideró necesario que se manejen en forma discreta los problemas que se atenderán en Casa Emaús, por respeto al sacerdote que requieren atención psicológica.

Sobre los curas con problemas psicológicos, el cura de Saltillo comentó: "Sabíamos que había problemas, pero se buscaba una atención inmediata de ir al psicólogo, de ir a un retiro, situaciones en las que se suponía que se solucionaba el problema, pero ahora se da de una manera más profesional y seria, ya existe un lugar que da la posibilidad de aceptar con humildad las fallas, al que se tiene que ir si hace falta".

"Tenemos que aprender a entender que somos humanos y cuando necesitamos ayuda, tenemos que aceptarla", concluyó.

Pintan monumento a Juan Pablo II

Un grupo de vándalos pintó ayer un monumento que conmemora al fallecido papa Juan Pablo II en Cracovia, su ciudad natal, localizada en el sur de Polonia, apenas cuatro días antes de su canonización.

La policía circundó el monumento ubicado en el centro de Cracovia mientras trabajadores municipales trataban de limpiar la pintura. Las autoridades no hicieron comentarios sobre los posibles responsables o sus motivos para el acto de vandalismo.

Juan Pablo, que lideró a la Iglesia católica desde 1978 hasta su fallecimiento en 2005, será canonizado el domingo y sigue siendo para muchos católicos un modelo importante de fe y compromiso.

Muchos en su país natal lo consideran como uno de los polacos más importantes de la historia. Sin embargo, no es admirado de forma unánime por la sociedad polaca, ya que algunos liberales creen que impidió avances en temas como la anticoncepción, el aborto y la homosexualidad.

Juan Pablo II vivía en Cracovia antes de ser nombrado pontífice. Reuters/Cracovia