REPORTAJE | POR RODOLFO MONTES

Abandonados en albergue 'temporal'

Ayutla de los libres - No festejaron Navidad, Año Nuevo ni Reyes

El gobierno de Guerrero les pidió dejar su comunidad ante el riesgo de que se desgajara un cerro y los reubicó en un mercado sin inaugurar, pero ya pasaron tres meses y los afectados aseguran estar en el olvido, por lo que piden ayuda.

Guerrero

Desplazados y olvidados, así viven desde hace tres meses al menos 245 damnificados por los fenómenos meteorológicos de Ingrid y Manuel en Ayutla de los Libres. Están dentro de un mercado, de reciente creación, luego de que el gobierno de Ángel Aguirre les advirtiera que el cerro de Los Tepetates se desgajaría sobre sus viviendas y los evacuaran del lugar.

"Hicimos caso por temor a morir, nos dijeron que habría una indemnización, pero nos botaron aquí y nadie ha venido de nuevo a vernos para brindarnos apoyo económico para recuperar todas nuestras pertenencias que perdimos", expresó Ofelia Franco, una de las decenas de madres de familia que viven en los locales del nuevo mercado, el cual no ha sido inaugurado, pero que sus locales son habilitados como viviendas.

El albergue temporal se llama Rayito de Luz, pero el ánimo de las 245 personas ha decaído y como pueden se las arreglan para comer al menos una vez al día.

En Navidad no hubo festejo ni tampoco en Año Nuevo, mucho menos para llegada de los Reyes Magos.

Hay 51 niños y 60 niñas, cuyas edades oscilan entre uno y 12 años. También hay 22 jóvenes varones y 21 mujeres, de entre 13 y 18 años, quienes se dan entre ellos clases de historia y español.

En Rayito de Luz también hay 34 adultos hombres y 50 mujeres, así como siete viejitos.

Ninguno de los 245 figura en las listas del gobierno guerrerense, a pesar de que las autoridades los desalojaron de su comunidad para llevarlos a este albergue temporal, justo a las afueras del municipio de Ayutla de Los Libres.

"Estamos desesperados, nadie nos viene a decir nada sobre nuestros hogares, sobre el apoyo que tanto anunciaron, por eso queremos pedirle al presidente de México, Enrique Peña Nieto, que nos atienda, que le pida a la secretaria de Desarrollo Social, Rosario Robles, que vengan a ayudarnos; que no nos dejen aquí en el olvido por más tiempo", aseguró la señora Ofelia Franco.

En entrevista con MILENIO, el alcalde de este municipio, Severo Castro Godínez, sostuvo que ya ha hecho contacto con el gobernador Ángel Aguirre Rivero y con la secretaría de Desarrollo Social federal para solucionar "lo más pronto posible" la situación en que se encuentran estas 245 personas.

Además, viven con el temor de ser "echados de este único lugar que tenemos porque se ha comenzado a decir que el gobernador ya quiere inaugurar el mercado", comenta Fermín Villanueva Cortés, padre de familia.

En 65, de los 380 locales de cinco por tres metros, viven estas 245 personas que improvisaron ventanas y puertas con colchas y cobertores en espera de que alguien los ayude, por lo menos quien les pidió salir de su casa.