• Regístrate
Estás leyendo: 450 días en el Ártico
Comparte esta noticia
Miércoles , 26.09.2018 / 04:30 Hoy

450 días en el Ártico

De marzo del año 2014 a junio del 2015, Priscila, junto a 12 compañeros más, en su mayoría franceses, se sumergieron a una serie de investigaciones  polares submarinas.

Publicidad
Publicidad

Era como si estuviera en otro mundo, cuando regreso me doy cuenta que extrañaba mucho la vida del barco y de la expedición, dijo Priscila de Alba al relatar su experiencia como voluntaria de la segunda expedición de Under the Pole, proyecto científico que en ésta ocasión tuvo lugar en Groenlandia.

De Alba, es egresada del Instituto Tecnológico y de Estudios Superiores de Occidente (ITESO) de la licenciatura en Ingeniería Química, y única latinoamericana que formó parte de la expedición antes citada, en donde fungió como asistente científica y cocinera, según cuenta entre risas. “Por mi experiencia me dijeron que iba a ser asistente científica, lo cual me gustó mucho, pero también me dijeron que iba a tener que cocinar y bueno, yo ni cocinaba aquí, pero aprendí a hacerlo”. Señaló, que en Groenlandia viven al día y toda su actividad se altera de acuerdo a las temporadas. “Por ejemplo, en verano comen pájaros, y en primavera ballenas, así que siempre están cazando o pescando”, expresó.

De marzo del año 2014 a junio del 2015, Priscila, junto a 12 compañeros más, en su mayoría franceses, se sumergieron a una serie de investigaciones polares submarinas para explorar el lado oculto de la región ártica, así como, para obtener una mejor comprensión científica del medio ambiente. Las colaboraciones que hicieron se basaron en muestreos de fitoplancton en la costa este de Groenlandia; hielo de mar; bivalvos (moluscos acuáticos) y fisiología del buceo.

Contó que su travesía le permitió conocer lo más inhóspito que hay bajo el hielo en medio del invierno y observar la formación de los icebergs “que producen un espectáculo cuando se derriten en verano”. Además, uno de sus sueños hechos realidad, fue conocer a las narvales, aquellas ballenas míticas conocidas como unicornios de mar que muchos sólo las conocemos a través de historias. Sin embargo, no todo fue bello, las fuertes tormentas le hicieron pensar en regresar. “Cuando estaba en el barco con esas tormentas sí pensé en regresar, daba miedo y las condiciones eran muy difíciles y bueno pues tuve que ser fuerte, de cualquier modo es algo que no cambiaría”

Priscila, manifiesta que los festejos decembrinos fueron maravillosos, pues lograron conectarse con los pueblos que ahí habitan, en específico con un grupo Inuit (pueblos esquimales) y sus perros de la nieve, quienes les ayudaron con su testimonio y experiencia diaria. Aclara que utilizaron ropa especial para protegerse del frío, “a veces nos poníamos cuatro cambios de ropa porque era mucho, mucho frío y también tuvimos que coser guantes de foca, que aunque suene raro es de los animales más apreciados que ahí existen… Es de las comidas principales y su piel al ser tan térmica protege del frío”, contó con alegría.

Sin duda, esos quince meses “lejos de la realidad”, buceando en las gélidas aguas de Groenlandia, conociendo la increíble fauna que en ella habita, así como, las historias que de ella emanan, le hicieron considerar seriamente en vivir en el polo sur por un tiempo, pues declara, que toparse nuevamente “con la infraestructura urbana, los coches y el tráfico” le pegó más de lo que esperaba.

DATO:

Under the Pole (underthepole.com) es un proyecto de exploración submarina que nació en 2010 con el objetivo de hacer exploraciones en las profundidades de las aguas más frías del mundo para llevar a cabo inventarios de su fauna, analizar la relación entre atmósfera, hielo y océanos, la adaptación del cuerpo humano a esas condiciones extremas y, posteriormente, llevar a cabo labores pedagógicas para crear conciencia de la extinción de especies y las graves consecuencias que conlleva el derretimiento de sitios como Groenlandia. La primera expedición fue al océano Ártico (Polo Norte); la segunda fue ésta, en la que Priscila participó, y la tercera se dirigirá, en 2016, a la Antártida (Polo Sur).

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.