Se suma Sicilia a la marcha 43x43

El vocero de la marcha, que salió de Iguala, José Alcaraz dijo que la sociedad está cansada de la violencia.
La marcha llegará hoy a Tres Marías.
La marcha llegará hoy a Tres Marías. (David Monroy)

Cuernavaca

La Marcha 43x43, proveniente de la ciudad de Iguala, Guerrero, inició su última etapa de la caminata iniciada esta semana para exigir la presentación con vida de los 43 estudiantes normalistas de Ayotzinapa, desaparecidos desde el pasado 26 de septiembre, y exigir castigo contra los responsables de estos hechos y de la muerte de seis civiles más, tres de ellos, también normalistas.

Alrededor de las diez de la mañana, la marcha logró su objetivo de alcanzar la fuente denominada "Paloma de la Paz", considerada la última puerta del estado de Morelos, antes de iniciar el camino a la capital de la República, a través de la autopista México-Cuernavaca, luego de caminar casi 120 kilómetros desde la ciudad de Iguala, avance al que se sumó el líder del Movimiento por la Paz y Justicia con Dignidad, Javier Sicilia.

José Alcaraz, vocero de dicho movimiento, aseguró que "el resumen" de la movilización, es que el sentimiento generalizado de la sociedad que les ha acompañado o mostrado su solidaridad a través de su caminata, es que "el pueblo está harto (de la violencia y de la muerte) pero tiene miedo de salir".

Indicó que los pasos que han dado desde el inicio de esta semana para enfilarse al Distrito Federal, "los ofrecemos convencidos de que algo hay que hacer" para terminar el clima de zozobra, intranquilidad y temor derivado del accionar del crimen, pero también de la falta de acción o colusión de la autoridad con la delincuencia.

Por su parte, Carlos Pérez proveniente del estado de México, exigió al gobierno de Enrique Peña Nieto, "al Procurador General de la República, que no nos hablen con la verdad... El pueblo se está uniendo y está por formarse un gran frente nacional", advirtió.

Por su parte, el representante de la Comisión Independiente de Derechos Humanos (CIDH), José Martínez Cruz, quien también se sumó al contingente, aseguró que los mexicanos "no aceptaremos huesos" en referencia a la reconstrucción de osamentas que el gobierno realizó en los 70 --"sumando huesos de aquí y de allá"--, para entregar los restos de los jóvenes desaparecidos, a las madres del comité Eureka.

Finalmente Cuauhtémoc Serrato, líder local del Sindicato Mexicano de Electricistas, indicó que tiene instrucciones de su dirigencia nacional de ayudar al movimiento que marcha rumbo a la ciudad de México, mismo que también va acompañado de elementos de la Policía Federal que custodian el avance de las organizaciones, líderes sociales y ciudadanos de a pie.