• Regístrate
Estás leyendo: 43 horas de ayuno para recordar que los están buscando
Comparte esta noticia
Lunes , 24.09.2018 / 11:01 Hoy

43 horas de ayuno para recordar que los están buscando

En un autobús de pasajeros Costa Line, los padres de los normalistas de Ayotzinapa llegaron al Zócalo del DF para iniciar el ayuno con el que exigen la aparición de los jóvenes.

Publicidad
Publicidad

Un autobús de pasajeros Costa Line, la misma línea de dos autobuses en los que viajaban los estudiantes de la Normal de Ayotzinapa cuando fueron atacados en Iguala en septiembre de 2014, se estacionó frente a la Catedral Metropolitana en el Zócalo capitalino. Es uno de los tres camiones en los que llegaron los padres de los 43 normalistas desaparecidos para ayunar 43 horas y exigir la aparición de sus hijos.

Los padres de los normalistas desfilaron por la calle Plaza de la Constitución hacia una pequeña carpa frente a la Catedral. Caminaban con las manos en el pecho, aferrándose a las mantas con los rostros de sus hijos. Imágenes grises de Jesús Jovany, Julio César López, Madaleno Rubén y Alexander Mora atrapadas entre las letras rojas de la consigna que ha caracterizado su movimiento: "Vivos se los llevaron, vivos los queremos". Los rostros de los padres son tan grises como las imágenes de los normalistas en aquellas mantas.

Entre la gente se abre camino una persona bajita que porta una chamarra de mezclilla azul con la palabra "Ayotzinapa" borda con hilo blanco. Es el abogado de los padres, Vidulfo Rosales, quien proclama que el ayuno, las manifestaciones, su movimiento, tiene una sola y única intención: encontrar a los 43 estudiantes que desaparecieron el 26 de septiembre en Iguala, Guerrero.

"Con cada hora que pase, estaremos con la firme convicción de decirle a cada uno de nuestros compañeros, a cada uno de ellos (...) que esta hora de ayuno es para decirles: los estamos buscando. En cada momento que pase tenemos la firme convicción de que ustedes están vivos", grita Vidulfo. "Vivos se los llevaron, vivos los queremos", corean los padres.

Uno de los padres tomó el micrófono. "Mi hijo está cumpliendo hoy 20 años de vida y donde quiera que él esté, que sepa que lo estamos buscando", dijo Epifanio Álvarez, padre de Jorge Álvarez Nava. A pesar de los informes, la verdad histórica de la PGR y las detenciones, los padres seguirán buscando, como desde hace casi un año, el paradero de sus hijos.

Son las 5:40 de la tarde y las carpas en las que dormirán los estudiantes y los padres de los normalistas en la calle lateral del Zócalo aún no están montadas. Los transeúntes caminan frente a la catedral por la acera y se detienen un momento a ver el panel blanco de un metro con los rostros de los normalistas a la mitad de la calle.

Los padres permanecieron dentro de una pequeña carpa blanca por una hora. Luego volvieron a desfilar con las imágenes de sus hijos en las manos y se fueron colocando en las hileras de sillas negras postradas frente al panel con las fotos de los 43 normalistas.

En la primera fila está sentado Ezequiel Mora, padre del normalista Alexander Mora, cuyo ADN fue identificado por forenses de Innsbruck. Su rostro es similar al de aquella imagen gris del normalista. Está cansado, bosteza varias veces. A su alrededor tiene a otros 42 padres y familiares de los compañeros desaparecidos de Alexander. Dicen que ayunarán durante 43 horas para exigir justicia, para que les digan dónde están sus hijos.

Entre bostezos y consignas anochece. Los padres esperan sentados a que los trabajadores terminen de poner la carpa en la que pasarán su primera noche en ayuno. Siguen luchando contra el cansancio y ahora también lo harán contra el hambre, al menos hasta el viernes, un día en que se cumple un año de la desaparición de sus hijos.

Algunos capitalinos se acercan a tomar el micrófono. "No están solos, no están solos", grita una mujer. A la mamá del normalista Miguel Ángel Hernández se le salen las lágrimas y se esconde tras la manta con el rostro de su hijo. La cara de la mujer como también luce apagado, gris, como el de aquella imagen desgastada del normalista que desde hace casi un año no aparece.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.