• Regístrate
Estás leyendo: Unas 300 familias se funden en un abrazo en el lecho del Río Bravo
Comparte esta noticia
Lunes , 22.10.2018 / 03:45 Hoy

Unas 300 familias se funden en un abrazo en el lecho del Río Bravo

Autoridades migratorias de EU, organizaciones civiles Red Fronteriza de DH y el Instituto Hope organizaron por segunda vez el evento “Hugs Not Walls” (abrazos no muros), para abrazarse 3 m

1 / 2
Publicidad
Publicidad

Bajo la coordinación de las autoridades migratorias de Estados Unidos, las organizaciones civiles Red Fronteriza de Derechos Humanos y el Instituto Hope, organizaron a 300 familias para que se abrazaran en los márgenes del río Bravo de Ciudad Juárez-El Paso.

Lorenzo Loreto, dijo que esta es la segunda vez en que se lleva a cabo el evento "Hugs Not Walls" (abrazos no muros), el cual permite que "por tres minutos se abracen las familias que por circunstancias migratorias están separadas en esta región".

De esta manera, los miembros de cada familia que viven separadas en Ciudad Juárez, Chihuahua y en El Paso, Texas, se reencontraron –por tres minutos- entre lágrimas, emoción y alegría en las inmediaciones del llamado "puente negro" de esta frontera.

Se indicó que muchas de las familias viven separadas desde hace varios años en esta región fronteriza. "Y esta fue una oportunidad para que se volvieran a encontrar, ya que sólo tenían contacto por teléfono: hoy fue un momento de alegría que vivieron aquí.

"Por eso este evento es el hecho de que la política de Estado Unidos, ha mantenido y sigue manteniendo a las familias separadas con una agresiva política hacia los migrantes", señaló Fernando García, director de la Red Fronteriza de los Derechos Humanos.

Las poco más de 300 familias que se dieron cita a este lugar la mañana de este sábado, estaban formadas por hermanos, padres de familia, esposos, entre otros, que se vieron separadas por las forzadas deportaciones registradas en esta zona norteamericana.

"Efectivamente este es un acto de amor, donde hay abrazos, hay sonrisas y alegría, pero también es un acto de protesta, ya que tenemos que atraer la atención hacia la crisis de las familias deportadas por las autoridades de Estados Unidos", apuntó Fernando García.

Durante el abrazo, se reunieron grupos de 20 personas (10 de cada lado) y entre el fango del lecho del río esperaron una señal para darse el esperado abrazo, esto, mientras los agentes de la Patrulla Fronteriza de Estados Unidos y de la Policía Federal de México, seguían a los asistentes, quienes después de tres minutos daban el paso a otro grupo.

En la organización destacó el color de la ropa de los asistentes al evento "Hugs Not Walls", ya que las personas que viven en Ciudad Juárez y que fueron deportadas de Estados Unidos vestían playera blanca, y las que viven legalmente en aquel país, vestían playera azul.

Entre los organizadores del evento binacional, resaltó la juez del Condado de El Paso, Verónica Escobar, el congresista Beto O' Rourke y miembros de la Diócesis de El Paso, entre otros organismos civiles que luchan por los migrantes en ambos lados de la frontera.


MMR

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.