• Regístrate
Estás leyendo: Desde los 3 y 4 años niñas se enfermaron de diabetes
Comparte esta noticia
Sábado , 26.05.2018 / 20:40 Hoy

Desde los 3 y 4 años niñas se enfermaron de diabetes

Monse y Kimberly son dos pequeñas que luchan contra el padecimiento comúnmente conocido como "azúcar", por lo que están bajo un estricto tratamiento médico.

Publicidad
Publicidad

Lucero Reyes

Monse y Kimberly, pertenecen a dos familias totalmente distintas, pero la diabetes las unió dentro de una congregación que hoy en día las apoya para entender esta enfermedad, que, no es curable, pero sí controlable, con la que han podido vivir por varios años, para ser exactos desde los tres y cuatro años, ambas debutaron con elevada dosis de glucosa en la sangre, mejor conocida como diabetes tipo 1.

Recomendamos: Incrementa número de menores con diabetes en Tamaulipas.

Hoy llevan una vida normal como la de cualquier persona, tomando como base una buena alimentación, ejercicio y control de sus niveles de glucosa, de lo contrario ya no estuvieran, aseguran sus mamás, ya que llegara la Asociación de Diabetes del Noreste AC, les permitió entender varias cosas que en el hospital, jamás les explicaron.

La señora Isabel Pérez Rubio, madre de Monse (13 años), nos platica que a los tres años, su hija debutó con diabetes, pese a que no tenían antecedentes en la familia, ella recuerda que comenzó al inicio con constantes visitas al doctor, por supuestas alergias, combinadas con la bronquitis, asma y todo lo derivado a problemas nasales.

"Esto comenzó desde que ella nació, pero fue años más tarde cuando enfermó, primero empezó a verse muy cansada, la llevé al doctor y nos decían que era la alergia, se le dio tratamiento con medicamento y después de 4 consultas en urgencias y no ver progreso, decidimos llevarla con un doctor particular", narró.

Al asistir se le dio medicamento y al mediodía de esa visita, de lanada se desvaneció, llevándola a urgencias en el IMSS; "ella estaba en coma, eso me dijeron al momento que fuimos a urgencias en el Seguro, fue ahí donde después de varios estudios, diagnosticaron que tenía cetoacidosis elevada al 200 por ciento y azúcar en 590".

En aquel entonces tenía 3 años, ella nació el 26 de noviembre y eso pasó el 16 de diciembre, duró 10 días internada, 4 en coma, fue cuando ella despertó, los demás días los utilizaron para decirnos que nuestra hija iba a consumir insulina de por vida, pero no les explicaron más.

Dos meses después, Pérez Rubio llegó a la asociación, hoy Monse tiene 13 años, cumple el 26 de noviembre, "ya tiene 10 años con diabetes, desde aquél entonces a la fecha, ella no ha tenido complicaciones y las únicas veces que yo he tenido que ir ha sido por la alergia".

Ella ahora utiliza un microinfusor de insulina, que a través de un catéter que tiene conectado a su cuerpo, le suministra la dosis que ella requiere, de acuerdo a su necesidad.

La señora Dinorah Saldierna Trejo, mamá de kimberly, nos platica que su hija comenzó tomando mucha agua, (de 6 a 7 botellitas al día), ella a diferencia de Monse, sí tiene los genes por herencia y el miedo por parte de Niñas empezaron con la enfermedad a los 3 y 4 años sus padres, a no querer enfrentarse a esta enfermedad duró dos meses.

Hasta que un día en la madrugada, estaba empapada en sudor "parecía como si se hubiera metido en la regadera, por eso en la tarde le tomé análisis y los resultados venía 291 de glucosa, inmediatamente fui con su pediatra, quien de manera inmediata me dijo: su hija tiene diabetes tipo 1 y hay que internarla", explicó.

"Eso fue a los 4 años, ahorita tiene 7, pero en un principio todo fue muy difícil, porque escuchábamos muchos mitos de la diabetes, porque nos decían que las personas quedan ciegas por la insulina, que incluso les pueden cortar algún miembro y gracias a Dios, mi hija está bien y no ha tenido complicaciones".

La señora Dinorah, comenta que hoy en día se dividen las responsabilidades entre una de sus hijas y su esposo, pues al llegar a la Asociación les enseñaron que en familia, unión y amor, todo puede ser posible y desde entonces todos juntos han cambiado su manera de vivir.

Esto va desde la alimentación, ya que hasta las fiestas que ha tenido, la comida y dulces son especiales, pues a diferencia de los demás niños, kimberly, no los puede comer.

Recomendamos: Mi mente me dice come, come,come: Dayana


N.A.M.A

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.