• Regístrate
Estás leyendo: EU deporta a bebé a Honduras para reunirlo con sus padres
Comparte esta noticia
Miércoles , 12.12.2018 / 00:39 Hoy

EU deporta a bebé a Honduras para reunirlo con sus padres

Historia

Cuando su padre vio por última vez a su hijo sólo le habían salido dos dientes, tras cinco meses separados, ya tiene su dentadura completa.
1 / 3
Publicidad
Publicidad

Un niño de un año será entregado a su padres, luego de cinco meses de haber sido separado  de sus padres en la frontera de Estados Unidos a causa de la política de Cero Tolerancia de Donald Trump.

Johan Bueso Montecinos iba a bordo de un avión a San Pedro Sula, Honduras, que abordó en Estados Unidos después de que las autoridades consulares hondureñas y estadunidenses hicieron los arreglos pertinentes.

Así termina la travesía de Johan, un bebé cuya corta vida ha pasado por la pobreza de Honduras y un desesperado cruce por la frontera de Estados Unidos.

Capturado por agentes de la Patrulla Fronteriza casi al instante de su llegada, el padre de Johan fue deportado. El pequeño de 10 meses permaneció en un albergue en Arizona bajo el cuidado del gobierno estadunidense.

 En los cinco meses que siguieron, daría sus primeros pasos, pronunciaría sus primeras palabras, celebraría su primer cumpleaños. Sus padres, a cientos de kilómetros de distancia, se lo perderían todo.

Cuando su madre y padre lo vieron por última vez, tenía dos dientecillos. Ahora su dentadura está completa.

A principios de julio, Johan compareció ante un juez de inmigración. Un reporte de ese suceso muestra la ofuscación del juez sobre cómo lidiar con el pequeño detenido en pañales que se alimentaba con un biberón.

“Nunca pensé que fueran tan crueles,” dijo su padre, Rolando Antonio Bueso Castillo, de 37 años.

Rolando pensó que su plan era bonito. Escaparía de su dura vida en el pequeño pueblo de Libertad. Sus hijos no crecerían bajo la misma pobreza que él tuvo que soportar, cuando dejó la escuela en cuarto de primaria para vender burritos y ayudar a su madre soltera a mantenerlo a él y a sus cuatro hermanos.

Hace siete años, su hermano menor dejó las montañas productoras de café en el centro de Honduras para ir a Estados Unidos y salió adelante en Maryland con su esposa e hijos. Su hermana lo siguió y también le fue bien. El hermano mayor murió en un tiroteo desde un auto en movimiento en San Pedro Sula, una de las ciudades más peligrosas en Latinoamérica.

Rolando se quedó atrás con su esposa Adalicia Montecinos y la hermana discapacitada de él, de 35 años, en su casa rosa, de dos recámaras, piso de cemento y techo de lámina. Ganaba 10 dólares al día conduciendo un autobús; su hermano en Estados Unidos enviaba cientos de dólares para ayudar.

Le pagó a un traficante 6 mil dólares, dijo, dinero que su hermano le envió. Se suponía que todo estaba incluido: noches en hotel, tres comidas diarias y transporte en una camioneta SUV con otras dos madres y tres niños hasta la frontera de Estados Unidos. Empacó cinco mamelucos, tres chaquetas, una cobijita azul y blanca, crema, 50 pañales, dos biberones y latas de fórmula para bebé.

Su esposa, en el primer trimestre de embarazo, se quedaría atrás, trabajando en un puesto de mercado vendiendo gorras de béisbol Nike, camisetas con estampados de “California Dreaming” y joyería. En Maryland, su familia ayudaría a cuidar a Johan mientras Rolando trabajaba. Adalicia se reuniría con ellos a los pocos meses.

Padre e hijo llegaron hasta Tampico, México, a 500 kilómetros de la frontera con Texas, cuando su bonito plan comenzó a derrumbarse.

El “coyote” los condujo a una bodega en la ciudad portuaria y les pidió que permanecieran en un tráiler lleno de otros padres y niños de Honduras, Guatemala, El Salvador y Perú.

Rolando dijo que su hijo pasó tres días encerrado en el tráiler, temblando a causa de la brisa fría proveniente de una máquina ruidosa que, les dijeron, les proporcionaría aire para respirar. Baldes eran utilizados como excusados.

“Nos llevaron como carne, pero ya no es uno que va a decidir. Tuvimos que hacer lo que nos dijeron”, dijo Rolando.

En Reynosa, subieron a una balsa improvisada y cruzaron el río Bravo, como se le conoce en el lado mexicano. Caminaron arduamente entre la maleza de Texas. Lo habían logrado.

Pero minutos después,un agente de la Patrulla Fronteriza los vio.“¿A dónde van?”, dijo el agente. La respuesta de Rolando fue sencilla y sincera: “Vamos a buscar el sueño americano”.

El agente le dijo que los llevaría a un centro de detención y, aún entonces, Rolando no dudó de su bonito plan. Se imaginó que una vez que fuera procesado, lo liberarían con su hijo para llevar su caso a las cortes. En el peor escenario, serían deportados juntos a Honduras.

Al interior de una celda acordonada con una valla metálica, durmieron sobre un colchón bajo una delgada manta isotérmica que les entregaron.

Rolando dijo que tuvo que pedir durante tres días para que le permitieran duchar a Johan.

En el quinto día, agentes de inmigración le dijeron a Rolando que debían llevarlo a una oficina para interrogarlo. Uno de los agentes le quitó a Johan de los brazos. Mientras se alejaban, el bebé volteó y levantó los brazos hacia su padre.

JASR

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.