Detienen a una persona por linchamiento en Edomex

Damián Canales, secretario de Seguridad Ciudadana del Estado de México, dijo que presentarán evidencias para probar que habitantes del pueblo de San Andrés Tlalamac se dedican a la tala clandestina.
Los uniformados fueron retenidos y golpeados por vecinos de la comunidad de Tlalamac.
El secretario de Seguridad Ciudadana del Estado de México, Damián Canales, aseguró que hay un detenido por los hechos violentos de ayer. (Especial)

Toluca

El secretario de Seguridad Ciudadana del Estado de México, Damián Canales Mena, informó que hay una persona detenida por el linchamiento de dos policías en el pueblo de San Andrés Tlalamac, en el municipio de Atlautla, en el oriente de la entidad.

Canales Mena aseguró que "no habrá impunidad" en los hechos que costaron la vida a dos elementos de la policía estatal y a un civil, y agregó que las indagatorias correspondientes continúan para poder aplicar "todo el peso de la ley" contra los responsables.

"Para que quede bien claro: estamos en un estado de derecho y vamos a hacer que prevalezca la ley, nadie por encima de ella y vamos a dar pruebas contundentes de esta situación", afirmó en conferencia de prensa.

Flanqueado por el procurador Alejandro Jaime Gómez Sánchez, Canales Mena sostuvo que se presentarán diversas evidencias para acreditar que integrantes de esta comunidad se dedican a la tala clandestina, que fueron sorprendidos en ello por un operativo de la policía estatal y la Protectora de Bosques (PROBOSQUE) y que estos pobladores  agredieron a los elementos y luego asesinaron a dos de ellos.

El linchamiento de los policías se originó cuando éstos sorprendieron a dos supuestos talantes clandestinos en plena actividad, y que cuando uno de ellos intentó darse a la fuga, fue abatido a balazos por un uniformados. El otro quedó lesionado y se desconoce su identidad. 

Al enterarse, los pobladores, que sumaron unos 400, detuvieron a los efectivos policiacos y los trasladaron a las oficinas de la delegación, donde éstos fueron sometidos a golpes, principalmente con palos, por parte de una turba encolerizada.