Pide diócesis de Ecatepec combatir a paracaidistas

Monseñor Blas Flores Montes, vicario de la diócesis de Ecatepec, aseguró que el gobierno debe desalojar a quienes invadan terrenos tanto por la ilegalidad como por seguridad.

Ecatepec

El vicario de la diócesis de Ecatepec, Blas Flores Montes, afirmó que es obligación de las autoridades de gobierno no permitir que haya invasión de terrenos por parte de familias que de forma irresponsable llegan a asentarse a lugares de riesgo, o de quienes las llevan, por lo que hizo un llamado para que el gobierno no deje crecer esta problemática y recurra al desalojo, siempre y cuando éste sea pacífico, sin violar la integridad de las personas.

Monseñor Blas Flores Montes consideró que es el gobierno quien tiene que ver por el bien de esa misma gente, cuando ya se ha instalado en los predios, pues advirtió que sí se trata de lugares de propiedad federal, regularmente hay torres de alta tensión, ductos de PEMEX o las márgenes de algún canal de aguas negras, el peligro es todavía mayor.

Por ello, reiteró, que la tarea gubernamental es velar por la vida de esas familias que la mayoría son personas de escasos recursos, que ante su necesidad buscan un sitio para vivir y lamentablemente, son animados por gente sin escrúpulos que son capaces hasta de vender terrenos que no son suyos.

Consultado sobre cuál podría ser una solución para evitar invasiones de terrenos, como camellones, barrancas o reservas naturales, el vicario de la diócesis de Ecatepec subrayó que el gobierno, a través del INEGI (Instituto Nacional de Estadística y Geografía) debe observar cuáles son las necesidades de los habitantes de escasos recursos, para irlas resolviendo.

Opinó que podrían buscar lugares aptos para edificar viviendas den interés social, o ubicar sitios, donde ya exista este tipo de casas, para ofrecerlas a la gente, que de esta forma no tendrían que recurrir a las invasiones.

Dijo que los desalojos que se hacen son necesarios, sobre todo, cuando las personas se encuentren en lugares de peligro, pero puntualizó, que cuando la autoridad tenga que recurrir a estos, deben hacerlos en paz, con respeto de la dignidad humana, “nunca con violencia, porque eso no los lleva a nada”.