“Hay que apostar a las películas mexicanas”

La esperanza que representa el primer amor en dos niños casi adolescentes envueltos en la vorágine de una difícil vida en el barrio más violento de la ciudad de México es la nueva historia de ...
“Lo que quería contar era una historia, pero con un contexto muy importante”.
“Lo que quería contar era una historia, pero con un contexto muy importante”. (Especial)

Estado de México

La esperanza que representa el primer amor en dos niños casi adolescentes envueltos en la vorágine de una difícil vida cotidiana en el barrio más violento de la ciudad de México, es la nueva historia que este viernes cuenta Carlos Cuarón en su segundo largometraje "Besos de Azúcar" que se estrenará en el Estado de México, Morelia y el Distrito Federal simultáneamente.

Una historia desarrollada en Tepito, basada en la historia de Nacho (César Kancino) quien se enamora de Mayra (Daniela Arce), hija de una lideresa de vendedores ambulantes de uno de los barrios más famosos de la capital mexicana donde se practica el comercio informal y el ejercicio de oficios ilegales, como la piratería, el contrabando, la prostitución y el narcotráfico.

La película fue escrita por Luis Usabiaga junto con el propio Cuarón; quienes coincidieron en la idea de presentar una versión postmoderna del clásico de Shakespeare "Romeo y Julieta", como ocurrió con la película británica "Melody" de Waris Hussein que habla sobre los primeros amores infantiles.

La película inicia con 100 copias en los cines de estas tres ciudades, y el cineasta invitó a la gente para que acuda, pues el primer fin de semana es crucial para definir el futuro del filme. "Creo que está muy divertida, que retrata de manera muy honesta al país y a nosotros mismos. Se la pueden pasar muy bien, conmoverse, entretenerse y pasar por todo terreno emocional".

Para los fanáticos de la lectura, el guión fue publicado por Sexto Piso y ya disponible en librerías, y el soundtrack que agrupa a los chilenos Los Bunkers y Anita Tijoux, la colombiana Andrea Echeverri, y los mexicanos Carla Morrison con Centavrvs, Los Daniels, Dapuntobeat y el Instituto Mexicano del Sonido.

"Está listo para los románticos que se quieran actualizar son músicos con nuevas versiones de canciones muy populares de la década de 1970, como Los Ángeles Negros, Piero y Chiquetete".

Besos de Azúcar es una película que calificaste como una comedia social…

Cuarón (C). Sí, es una historia del primer amor que se desarrolla en un contexto difícil como puede ser Tepito que es a veces violento y corrupto, que se opone a la generación del enamoramiento entre estos dos pequeños que apenas están descubriendo el amor.

Todo esto contado con mucho sentido del humor, de una manera divertida y entretenida.

¿Porqué relacionar el tema del amor con la falta de oportunidades que tienen los adolescentes para su desarrollo en México?

C. Porque es parte de la realidad que estamos viviendo y porque lo que quería era contar una historia, pero con un contexto muy importante. Un personaje más, una voz que aporta una historia social (por llamarlo de alguna manera) que más bien es un retrato del México urbano contemporáneo, específicamente el del Centro Histórico de la Ciudad de México y de ese barrio en particular.

¿Es una versión posmoderna de Romeo y Julieta?

C. No se apega a la historia en sí mismo, sino en el hecho de que Romeo y Julieta es el arquetipo del primer amor, en Hollywood es el que le quitó la verdad, pues en ahí representan a cada personaje con edades de 20 años en adelante.

Sin embargo, Shakespeare los propuso como niños de 14 años, entonces en ese sentido sí, es más cercana mi película a esta verdad pero no es intencional sino cualquier historia sobre el primer amor será referente de esa historia.

¿Es una película de denuncia sobre una realidad en el país que parece conflictiva?

C. No, por ese lado no lo creo.

Porque son cosas que ya sabemos, yo no estoy denunciando nada que no sepamos, o sea, lo sabemos y hemos visto. Si bien los personajes en la película van en contra de la voluntad de los niños y se puede interpretar como un mal retrato o una imagen negativa de Tepito, lo interesante es la luminosidad de los niños. Esos dos niños también son Tepito y esos dos niños También son México. ¿Porqué? Porque México también tiene luz no solo tiene oscuridad. Los niños son la idea colectiva de esperanza porque las condiciones mejoren en la nación… C. Al final del día, sí con todo el humor y lo que quieras, la película si hace una reflexión sobre lo que estamos haciendo contra nuestra juventud y si queremos aventarlos hacia el aviso a base de falta de oportunidades so si queremos empezar a darle una esperanza a nuestro futuro.

¿Su opinión sobre el recorte presupuestal a Conaculta?

C. No nos debería sorprender que haya este recorte al presupuesto de Conaculta, debió ser obvio lo debimos haber adivinado, parece hasta obvio, pero por el otro lado también sé que si pasa la reforma hacendaria propone una elevación en el monto para el Eficine, de 150 millones, entonces eso me parece positivo.

Sobre el éxito de Nosotros los Nobles y No se Aceptan Devoluciones, ¿cuál es tu opinión?

C. Es buenísimo, como se dice es "un, dos, tres por mi y por todos mis compañeros". O sea, hay que estar felices y contentos con el éxito ajeno porque es éxito. Nos ayuda a nosotros y nos abre puertas. Nos da esperanza a los cineastas de que nuestras películas sí pueden ser vistas, después de que los números de audiciencia al cine mexicano venían en picada dramáticamente y por el otro lado, para el público hay esperanza porque descubren que hay un cine mexicano que merece ser visto.

No lo digo específicamente por esas dos películas, sino por lo que van a descubrir a través de ellas y ojalá y lo sigan haciendo con todos los géneros, no solo con aquellas de corte comercial.

¿Hay que apoyar el cine en cualquiera de sus géneros sin importar el mensaje?

C. Hay que apostar a la producción de películas mexicanas, pero al mismo tiempo los cineastas debemos tener más rigor y hacer películas de calidad porque la gente tampoco tiene porqué aguantar bodrios, y por otro lado los sistemas que están los tenemos que perfeccionar porque pasa el tiempo cambian las leyes, la situación del país, del mundo y éste se oxida. Hay que actualizarlo en muchos sentidos, hablo del subsidio para poder hacer cine en México.