Temen degradación de 50 mil hectáreas del Nevado

Piden investigar recursos destinados por organismos nacionales internacionales en 39 años porque solo hay "obras menores".
De parque nacional, ahora es área de protección de flora y fauna.
De parque nacional, ahora es área de protección de flora y fauna. (Enrique Hernández)

Toluca

Ecologistas y urbanistas de la entidad anunciaron que analizan la posibilidad de presentar un amparo en contra de la recategorización del Nevado de Toluca porque temen que las 50 mil hectáreas de amortiguamiento sean explotados por la iniciativa privada y se acelere la degradación del Xinantécatl Durante un foro organizado en la Facultad de Arquitectura y Arte de la Universidad Autónoma del Estado de México (UAEM), los asistentes pidieron que se investigue que pasó con los millones de pesos que han destinado organismos nacionales e internacionales durante los últimos 39 años, porque no se nota su aplicación pues solo se hicieron obras menores.

Luz María Gómez Ordoñez, presidenta del Movimiento Ecologista del Estado de México (MEEM), dijo que al analizar el estatus del Nevado se dan cuenta que al nombrarlo área de protección de flora y fauna dejan afuera la biomasa forestal y los manantiales que nutren de agua al Valle de Toluca.

Esta, consideró, es su riqueza más importante y no está contemplada en la nueva categoría que solo protege la flora y la fauna. Aunado a esto, está la posibilidad de construir en la zona siempre y cuando se haga con ecotecnias y materiales específicos, lo cual resulta muy costoso y solo podrá ser cubierto por los grandes capitalistas.

La pobreza de la gente que vive en las 22 comunidades aledañas, aseveró, los va a orillar a vender a quienes se acerquen y este lugar prácticamente se va a privatizar.

"Aunque las autoridades digan que no se van a permitir las construcciones, el decreto lo permite y contra eso no valen las declaraciones de los funcionarios en turno".

Es mentira, destacó, que el anterior proyecto les impidiera cuidar el Nevado de Toluca. Se pudo hacer mucho pero no se hizo. El argumento fue que no había recursos, pero la realidad es que varios organismos nacionales e internacionales, así como empresarios, hicieron diversas donaciones para su rescate.

El urbanista Fermín Carreño, insistió que el decreto establece claramente que en la zona de amortiguamiento se permitirá la construcción de infraestructura pública y privada, lo que abre la posibilidad de extender servicios públicos y otros que permiten lucrar con toda esa zona.

El ex director de la Facultad de Planeación Urbana y Regional de la UAEM aseveró que no hay certidumbre del futuro del Xinantécatl pues no está listo el plan de manejo.

Mencionó que hace años, a través de Protimbos se sacaron árboles enfermos y ahora se argumentó que el decreto anterior no lo permitía.

"Ahora hablan de 8 mil hectáreas enfermas. Si vemos que en una hectárea hay 300 árboles y de cada árbol se pueden obtener 4.5 metros cúbicos de madera, estamos hablando de una fuerte cantidad de recursos que no se sabe a dónde irán a parar" subrayó.