Mantos freáticos dejan de retener un metro cúbico por segundo de agua

La causa es la pérdida de suelo forestal; de allí la importancia de cuidar los bosques.
La tala es altamente dañina para el ambiente.
La tala es altamente dañina para el ambiente. (Iván Carmona)

Naucalpan

Cada cuatro años los mantos freáticos del Estado de México dejan de retener un metro cúbico por segundo debido a la pérdida de suelo forestal, calculada en 3 mil 600 hectáreas anuales, ya que es un servicio ambiental que estos espacios naturales proveen por sí mismos.

Este volumen de aguas subterráneas que no se retiene, sería suficiente para atender la demanda del crecimiento poblacional que se registra en la entidad anualmente, dijeron autoridades del sector.

De acuerdo con cifras oficiales, el Estado de México cuenta con una superficie forestal de 894 mil hectáreas; de este total, un 62.41 es de bosque y un 37.59 por ciento es de selva; en tanto la superficie de los cuerpos de agua naturales es tan solo de 5 mil 342 hectáreas, compuesta básicamente por las ciénegas de Lerma y los humedales de Chalco-Tláhuac, indica una investigación publicada en la edición denominada Cultura del Agua. Hacia un Uso Eficiente del Recurso Vital, editada por el gobierno estatal.

Este documento precisa que, en los últimos cien años, de una superficie original de un millón 300 mil hectáreas, se perdió 55 por ciento de zonas de bosques, lo que ocasionó una reducción sensible de la recarga de los acuíferos.

Adicionalmente, con el crecimiento de la actividad agropecuaria en terrenos antes forestales, se provocó la erosión de los suelos.

Además, por efecto de agentes atmosféricos, principalmente las fuertes lluvias, se transportan los sedimentos hacia las partes bajas, factor que causa el aumento de azolvamiento de los cuerpos de agua.

En la investigación, elaborada por especialistas, se da a conocer que: "Con base en la actual tasa de pérdida del suelo forestal (3 mil 600 hectáreas por año) se calcula que cada cuatro años se reduce un metro cúbico por segundo la retención de agua, volumen que sería suficiente para atender la demanda del crecimiento poblacional anual".

Asimismo, advierte que la concentración de la población en la Zona Metropolitana del Valle de México (ZMVM) ocasiona la sobreexplotación de los acuíferos, el deterioro del medio ambiente local e incluso el de otras regiones, que por años han cedido sus recursos hídricos sin que, hasta el momento, obtengan alguna compensación para restituir los daños ecológicos y ambientales que causa en sus territorios la sobreexplotación del recurso.