Deudas adquiridas recientemente son “viables”: Baz Ferreira

A partir de enero los tesoreros, contralores y directores de obra deben estar certificados.
Titular del Órgano Superior de Fiscalización.
Titular del Órgano Superior de Fiscalización. (Iván Carmona)

Toluca

Luego de considerar que las deudas recientemente adquiridas por 52 ayuntamientos son viables, pues así no se perjudicará aún más su situación financiera, el titular del Órgano Superior de Fiscalización (OSF), Fernando Valente Baz, reconoció que varios municipios empeoraron sus indicadores, aunque a partir de enero los tesoreros, contralores y directores de obra tienen que ser profesionistas certificados por el Instituto Hacendario, y eso debería marcar una diferencia en su actuación y, por lo tanto, en el manejo de los recursos públicos.

Sobre los endeudamientos avalados por los diputados, ejemplificó que si muchos estaban programados a cinco años, ahora podrán llevarse a 30, lo que dará holgura a las administraciones para que puedan hacer inversiones sustanciales, acción que calificó como viable.

Recordó que el monto total de la deuda, incluyendo municipios, organismos de agua y sistemas DIF, está por encima de los 22 mil millones de pesos, mientras que uno de los más endeudados es Naucalpan, aunque "al parecer el actual alcalde está saneando las finanzas de manera correcta".

Al ser cuestionado sobre la baja en algunos indicadores, de acuerdo con los informes de la Cuenta Pública, precisó que este factor se relaciona con los programas que se aplican y que fueron realizados y aprobados en el Instituto Hacendario y, por lo tanto, pueden variar.

Recordó que sumado a ello se registró un cambio de administración, aunque ahora el OSF está a la espera de que los municipios den las contestaciones correspondientes, "ahí veremos qué causó que algunos indicadores que estaban bien, de repente bajaron".

Adicionalmente a ello, dio a conocer que a partir de enero de este año, el tesorero, contralor y director de obra en cada uno de los 125 municipios deben ser profesionistas certificados por el Instituto Hacendario, lo cual seguramente marcará la diferencia en su desempeño y en el manejo de los recursos públicos.

Sugirió analizar de manera objetiva los resultados de la evaluación de los programas y los resultados de la aplicación de los recursos, es decir, si se pudieron aplicar, si están sustentados, cómo se realizó la evaluación, si se logró el objetivo, sobre todo, porque la auditoría contempla el sustento de los recursos.

Finalmente, el auditor superior adelantó que la Comisión legislativa de Vigilancia del Órgano Superior de Fiscalización (OSF) podría emitir en 15 días su informe final de la cuenta, para que posteriormente continúen solventando las observaciones emitidas a los municipios.