Cierre de bares en Edomex vulnera a trabajadoras: activista

Roberto Gutiérrez, dirigente de la Asociación Mexiquense de Bares (Ambar), explicó que el cierre de bares, table dances, karaokes y cantinas provocado que se incremente el comercio sexual callejero.
Roberto Gutiérrez, dirigente de la Asociación Mexiquense de Bares (Ambar), explicó que el cierre de bares, table dances, karaokes y cantinas provocado que se incremente el comercio sexual callejero.
Roberto Gutiérrez, dirigente de la Asociación Mexiquense de Bares (Ambar), explicó que el cierre de bares, table dances, karaokes y cantinas provocado que se incremente el comercio sexual callejero. (Alejandra Gudiño)

Ecatepec, Estado de México

El cierre de bares, table dances, karaokes y cantinas ha provocado el comercio sexual callejero y, con ello, la trata de personas y la explotación de trabajadoras que ahora, por necesidad, se ven obligadas a recurrir "a lo que sea y caer en manos de quien sea".

Las autoridades mexiquenses afirmaron que con el cierre de estos locales o el impedimento para abrirlos de manera legal se combatiría la trata de personas, fenómeno que sigue existiendo.

"No me extraña que estén apareciendo tarjetas y volantes en los vehículos de los estacionamientos ofertando servicios privados. Lo raro es que las autoridades no sigan la huella a esta red clandestina para aplicar la ley porque esto sí es una real trata de personas y una abierta explotación porque hay un intermediario; no es como antes, que podían hacer uso de su libertad", asegura Roberto Gutiérrez, dirigente de la Asociación Mexiquense de Bares (Ambar), que aglutina a unos 100 negocios de al menos 10 municipios de la entidad.

Refiere que de manera innecesaria se ha creado un problema social de proporciones insospechadas porque ahora se lanza a la calle a las mujeres cuyos derechos dicen defender, se les expone a cualquier cosa y, en el mejor de los casos, "son víctimas de una explotación permitida por el gobierno, como sucede en el Distrito Federal, a donde muchas se han ido, viéndose obligadas a pagar una cuota de 300 pesos sólo por tener acceso a los bares que, curiosamente, están abiertos y nadie toca por razones que no conozco".

"Esa extorsión sucede aquí cerca del Estado de México; les pagan con vales a cobrar y a veces no los pueden hacer efectivos, las timan, pero otras han tenido que emigrar a estados donde la cosa es peor. La gente está desesperada y, obligada, acepta a veces cualquier cosa, sin medir riesgos", sostiene el dirigente.

Expone que esto ha dado lugar al fenómeno de puntos de comercio sexual en vías y calles de gran afluencia en diversos municipios.

Menciona como ejemplo los casos de la Avenida Central, la Vía Morelos y en la R-1, en San Agustín, todo en Ecatepec, así como diversas calles aledañas a la Calzada Zaragoza, en los límites con Nezahualcóyotl, además de la carretera Texcoco-Lechería.

"No sé si esto era el objetivo, pero lo han logrado. Ahora las calles se van a ver mejor, sobre todos las esquinas y los puentes. Se va a competir con La Merced, con una sexoservidora cada dos metros en la calle", dijo.

"Por lo menos en los table dance era exhibición de pole dance, las mujeres bailaban y únicamente ingerían algunas copas con los clientes, pero ahora, en las actuales condiciones, con estos cierres y negativas, se van a tener que meter a fuerza a la prostitución, a eso las ha obligado el gobierno", afirmó.

Gutiérrez y otros propietarios, junto con bailarinas, meseros, cantantes, etc., han salido a la calle a denunciar las afectaciones: más de 35 mil desempleados, y unas 100 mil personas perjudicadas.

"De lo único que nos podrían acusar es de haber bloqueado varias veces distintas avenidas, por ataques a las vías de comunicación, pero hasta ahora los operativos del gobierno no han encontrado nada en nuestros negocios por la simple razón de que no hay nada, salvo alguna cucaracha que han encontrado y algún plato sucio en el local de un socio".

Asegura que si la autoridad ha encontrado que se practica "trata de personas" en algunos establecimientos, "estos no forman parte de nuestra asociación".

"Hemos buscado a la señora Rosi Orozco, no para exigirle pruebas de sus dichos en contra de nuestros negocios, que no las tiene, sino para dialogar con ella y que nos diga de qué manera podemos ayudarla para combatir ese problema de la trata de personas, que se ha venido extendiendo. Pero extrañamente se ha negado", aseguró.

Lo más curioso, afirma Gutiérrez, es que mientras en unos lados los operativos se hacen con el uso desmedido de la fuerza, en otros ni siquiera se tocan. "Se han estado abriendo nuevos antros en Texcoco y Chalco, en Tecámac, donde además de table dance tienen hasta tinas de baño. Eso lo sabe la autoridad, pero no pasa nada. ¿Ellos si se persignan o hay alguien que los protege?".

El dirigente expresa que otros ámbitos están resultando afectados por estas acciones que, reiteró, están más allá del combate a la ilegalidad, al crimen organizado o la trata de personas.

"Muchos distribuidores y vendedores no están buscando porque están en quiebra, no les compra nadie. Así están en las distribuidoras de Coca Cola y las de las cerveceras Corona, Modelo, Sol; lo mismos pasa con los que venden mercancías para la elaboración de alimentos, porque en nuestros negocios también se prepara comida, pero todos ellos están sometidos a una gran presión", menciona.

El dirigente confió en que el gobierno "sí haga cumplir la ley, pero que también él la cumpla, es decir, que los negocios que no tenemos problemas de documentación, que hemos venido cumpliendo los requisitos, incluso los que arbitrariamente han aumentado desde que iniciamos nuestra movilizaciones de protesta con el fin de frenarnos, podamos abrir sin más trabas que el cumplimiento de la ley, esa que se han empeñado en torcer con tal de beneficiar a unos y perjudicar a otros, a los más, a los que se han quedado sin empleo principalmente y han sido lanzados a la calle".

Roberto Gutiérrez subrayó que, a final de cuentas, si a las autoridades "no les gusta esta actividad, que lo digan y que deroguen todas las leyes que regulan estos negocios, pero que no escondan su moral, detrás de acciones de aparente legalidad y de supuesto combate a crímenes deleznables y sujetos a una rigurosa aplicación de la ley, como es la trata de personas; pero con estas acciones se ha atropellado el derecho de los demás y hasta la dignidad, bandera que dicen enarbolar."

El dirigente dijo que "las autoridades deberían salir a la calle para ver lo que está ocurriendo. No dudamos de sus buenas intenciones, pero sí de sus pésimas y hasta arbitrarias estrategias porque se ha provocado el efecto contrario de lo que supuestamente se persigue como objetivo: la trata de personas en sus propias narices".