• Regístrate
Estás leyendo: Viven ambiente de locos… tras el escenario
Comparte esta noticia
Domingo , 24.06.2018 / 03:03 Hoy

Viven ambiente de locos… tras el escenario

La familia Addams abrirá hoy su casa en el teatro Insurgentes; antes afina cada detalle de esta tenebrosa aventura musical.

1 / 7
Publicidad
Publicidad

María José Cantú

Tras el telón rojo de terciopelo que abrirá oficialmente el 16 de octubre, está el mundo donde los locos se preparan para salir a escena, un espacio que en los últimos dos meses alberga al elenco con jornadas de más siete horas al día.

Camino a los camerinos, queda a la vista material de los más de 20 cambios de escenografía; como mesas, árboles, alimento falso y puertas. Entre pasos y órdenes de los asistentes de producción, se escucha música de ópera saliendo del camerino de Susana Zabaleta, quien llega dos horas antes de la función para el proceso de caracterización.

“Es muy difícil, así como la vez, Morticia está cañona; es alguien que se cuida porque desea que su marido la quiera siempre. Le lleva tiempo pensar qué cosas terribles puede hacerle”, dijo la actriz tras terminar el proceso.

Lo que a la amante de la ópera y el baile le provoca el proyecto de Los locos Addams es una sensación que solo se equipara a las mejores experiencias que ha vivido.

“Son nervios de los mejores, como antes de quitarte la ropa delante de alguien que te gusta, como antes de casarte, como antes de tener una hija; emociones así, pero aquí se viven diario; es una adrenalina indescriptible”, dijo.

Pasos más adelante está el camerino de Jesús Ochoa, donde se pueden ver fotos adornando los espejos, una radio antigua, libros, cuadros, un candelabro y botanas.

Previo a la función, el actor pone play a su discman y escucha las pistas musicales que interpreta más tarde en escena. “Tengo que darle todavía, es muy duro trabajar con una orquesta... Soy un invitado a esto, nunca lo había hecho, y agradezco la confianza de los productores”, declaró Chucho.

Frente al camerino del actor, uno más grande alberga a Gloria Aura (Merlina), Raquel Pankowski (La abuela) y Marisol del Olmo (Alicia Beineke), quienes entre pláticas comienzan el proceso de caracterización.

“Para mí ha sido muy complicado, es algo totalmente nuevo. Siempre lo soñé pero nunca creí que se hiciera realidad. Me gustan muchísimo los musicales, pero no sé cantar ni bailar; me parecía que mis limitaciones no me permitirían jamás estar dentro de un proyecto así”, compartió Pankowski.

Después de superar las jornadas donde sacar adelante las coreografías le costó trabajo, la actriz se siente lista para el estreno.

Un camerino de las mismas dimensiones es ocupado por Gerardo González (tío Lucas), Tomás Castellano (Mauricio Beineke), Luja Duhart (Tomás Beineke) y José Roberto Pisano (Largo).

Mientras Gerardo se coloca el maquillaje en la cara y la cabeza, Largo se aplica las cejas postizas y da matices a su rostro con lápiz negro; lo último son los zapatos, de 10 centímetros para dar realismo a su personaje.

Cuando todos están en personaje arman una rueda donde se toman de las manos y se aplauden antes de salir a escena.

El maquillaje

- “Nos enseñaron a hacer el maquillaje, me hacen favor de ayudarme a poner la peluca y las cejas”, dice Raquel, mientras delinea arrugas en su rostro con lápiz negro para dar vida a la abuela Addams.

- Gloria Aura padece menos el proceso de maquillaje, pues principalmente necesita una base de maquillaje en tono pálido, sombras negras y labial del mismo tono, similar a su personalidad.“Ha sido complicado porque es muy seria, fuerte, es dark. Además, tuve que buscarle al personaje cierta vulnerabilidad, porque Merlina está enamorada. Ha sido un trabajo difícil”, declaró Gloria, quien en su espacio colocó fotografías de familiares y amigos que dejó en Madrid.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.