• Regístrate
Estás leyendo: Valentín Pimstein, una vida de telenovela
Comparte esta noticia
Domingo , 15.07.2018 / 15:01 Hoy

Valentín Pimstein, una vida de telenovela

El productor llegó a México atraído por el cine nacional y para marchar a Hollywood, pero se quedó en nuestro país para reinventar el melodrama.

Publicidad
Publicidad
Hatsune Miku
Ciudad de México
19 de Julio
Los Caligaris
Guadajalara
19 de Julio
The Sol Festival
Poza Rica de Hidalgo
20 de Julio
FLOW
Ciudad de México
20 de Julio

Adriana Jiménez Rivera

Al igual que sus clásicos personajes María Mercedes en el melodrama homónimo, Mariana Villarreal en Los ricos también lloran, “Colorina en la historia del mismo nombre o María en Simplemente María, Valentín Pimstein, quien falleció ayer en su natal Chile a los 91 años, y llegó a ocupar una vicepresidencia en Televisa, luego de pasar por infinidad de cargos, desde asistente de producción hasta ayudante, antes de convertirse en uno de los productores más exitosos en el mundo de las telenovelas; inició su carrera “desde abajo”.

“Fue una persona que a pesar de ser pudiente, luchó desde abajo todo el tiempo y en todo momento. Con Gregorio Walestein, con quien se inició en el cine, (pues él llegó a México admirando el cine nacional y pensando que de aquí partiría a Hollywood), tuvo que esperar un año para que lo recibiera. Y cuando lo hizo le dio el puesto de chofer del director de iluminación.

“Después, ya trabajando con Walestein, lo metieron a la cárcel cuando se robó unos árboles en Chapultepec, y después de ese día lo hizo productor, por su perseverancia”, como sus personajes en sus melodramas, destaca su pupilo, quien recuerda que “fue al final de Los ricos también lloran cuando empecé a trabajar con él, después fui su productor asociado en 8 proyectos, y trabaje con él en 30 telenovelas”.

Incluso, Mejía reconoce: “llegué a convivir con él más que con mi padre, por las horas que pasaba a su lado”.

Instantes que le permitieron conocer al hombre que había detrás del afamado productor por su profesionalismo y por la rigidez y disciplina que imprimía a cada una de sus producciones, al grado de hacer clásica esa filosofía de que “la única que tiene secuencia es la historia, lo demás se puede sustituir”, la cual hizo efectiva a Lucía Méndez cuando la actriz no se presentó al llamado en la telenovela Vanessa y Pimstein la mató.

“Valentín nos dejó, y digo nos dejó, porque fuimos muchos productores los que aprendimos de su forma de trabajar, muchas enseñanzas, la principal, su honestidad; y también su rechazo a la mentira, en su oficina no cabían las mentiras, eran muy penadas, podías perder hasta tu trabajo”.

Juan Osorio, otro de los pupilos del productor, con quien compartió sus conocimientos en títulos como Marisol y María José, añade: “Valentín Pimstein revolucionó el género de las telenovelas, rompió con los estándares de las novelas, en el momento que no funcionaba el contenido había que cambiarlo.

“De las enseñanzas que me dejó puedo decir que a analizar los contenidos, el ritmo que debe tener una novela al aire, respetar el gusto del público. Yo tengo muchas cosas que agradecerle, fue un gran maestro, como el maestro Alonso (Ernesto)”, enfatizó Osorio.

Preocupado por sus receptores, en esos años, los 80 y 90, Pimstein atendía sus demandas: “Los sábados íbamos al mercado de San Juan. Ahí le preguntaba a la gente sobre lo que le gustaba y lo que no, de esa forma hacía lo que hoy conocemos como focus group”, explica Mejía.

En esas visitas también revelaba “el lado humano. Le gustaba ir ahí porque también le gustaba comprar su fruta y a mí me regalaba otro tanto para mi casa, siempre fue muy dadivoso”.

Además, recuerda que “Pimstein era muy chistoso, aunque su humor era difícil de entender, porque era chileno, entonces es un poco negro”.

Tras su salida de Televisa en 1997, Valentín se fue a Miami y luego a su natal Chile, donde de acuerdo al comentario que hizo su hija Verónica a Mejía; y al igual que los desenlaces de sus melodramas, que le dieron inmortalidad, “murió tranquilo, se fue en paz”.

EL PRODUCTOR

En los 70 produce: El amor tiene cara de mujer, Mundo de juguete, Pobre Clara, Barata de primavera, La venganza, Rina, Doménica Montero y Viviana.

Los ricos también lloran comenzó la internacionalización de las telenovelas mexicanas.

En la década del 80 lanzó a las actrices Lucía Méndez, Verónica Castro, Angélica Aragón, Edith González, y Victoria Ruffo, quienes fueron las protagonistas de sus telenovelas como: Colorina, Soledad, El hogar que yo robé, Vanessa, Chispita, Bianca Vidal, Amalia Batista, La fiera, Vivir un poco, Monte Calvario, Rosa salvaje y Carrusel.

En los 90 produjo: Simplemente María, La pícara soñadora y María Mercedes.

En 1994 asumió el cargo de vicepresidente de Telenovelas en Televisa supervisando el trabajo de productores jóvenes como: Juan Osorio Ortiz, Pedro Damián, Angelli Nesma Medina y José Alberto Castro.

CLAVES

SU HISTORIA

Nació el 9 de agosto de 1925 en Santiago de Chile y fue el séptimo hijo de nueve de una familia ruso-judía.

Pionero del género de la novela rosa para la cadena Telesistema Mexicano.

En 2016 la periodista Tere Vale le hizo un homenaje al productor chileno con el libro llamado Valentin Pimstein, una vida de Telenovela, publicado por la editorial de Miguel Ángel Porrúa.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.