• Regístrate
Estás leyendo: El asalto a la Razón cumple 10 años al aire
Comparte esta noticia

El asalto a la Razón cumple 10 años al aire

10 años de Milenio Tv

Con la década que festeja Milenio Televisión, Carlos Marín también celebra el cumpleaños de su programa.
Publicidad
Publicidad
Siddhartha
Mérida, YUC
18 de Diciembre
Siddhartha
Cancún
19 de Diciembre
Juan Magán
Cancún
20 de Diciembre
Andrea Bocelli
Guadalajara
20 de Diciembre

Carlos Marín salió al aire con El Asalto a la Razón el día del estreno de Milenio Televisión. Han sido justo 10 años. Una tarde en su oficina, platicamos de su programa y lo que ha sido el proyecto de un canal de noticias. Iniciamos con sol, terminamos con un chubasco, repasamos sus recuerdos y reímos. En un cálculo veloz llegamos a la conclusión de que ha tenido alrededor de 1,100 charlas y unos 138 invitados musicales. Son alrededor de 2,300 programas o 29,900 minutos al aire, esto contando las veces que la charla y la música duraron más de los 13 minutos de un día.

 El Asalto a la Razón no inició en Milenio Televisión, sino fue en 1999 con una columna. Con la década que festeja Milenio Televisión, Carlos Marín también celebra el cumpleaños de su programa: El Asalto a la Razón.“La columna, además de título, como cualquier nota periodística, tiene un nombre y había que dárselo”, cuenta Marín. El de la suya, que después dio nombre también al programa en televisión, salió de György Lukács, el filósofo marxista húngaro. “Para él, el nazismo fue un asalto a la razón”, dice Marín, y añade, “pensé que en esos tiempos vivíamos varios asaltos a la razón”. 

En 1999 el CGH de la UNAM estaba en huelga, uno de los eventos que Marín recuerda como asaltos... Su segunda columna en Milenio hablaba de la institucionalidad, los partidos más blandos y el océano de oscurantismo al que iba el mundo, recuerda. Cuando Don Francisco González, presidente del Consejo de Administración de Grupo Milenio, pensó en Milenio Televisión, Ciro Gómez Leyva entró como director de televisión y quedó a cargo del noticiero de las 10 de la noche. “Hazte algo”, le dijo a Marín. “Así me convertí en el telonero del noticiero estelar”, me cuenta ahora. 

Tras el programa con Jaime Almeida, una charla que se convirtió en programa musical, surgió la idea de darle a la música un día: el viernes. Así, “ya no pensaba un día a la semana”, porque como lo he escuchado decir: “desconfío mucho de la gente que piensa, más si son periodistas, y peor si soy yo”. 

El programa musical tuvo un escenario particular, “me lo hizo Paloma (Lafuente) y me encanta porque me siento cómodo”. Los otros programas de charlas iniciaron en el estudio, pero “ahí me engarroto”, cuenta Marín, por eso las mudó a su oficina, que llama “mi territorio”.

El Dato.
138
invitados musicales han ido a su programa

Charlas que no olvida: la que tuvo con Enrique Peña Nieto en su oficina en Morelos 16, como candidato y cuando ya era presidente; la de Gerardo Fernández Noroña; la que tuvo con Napoleón Gómez Urrutia por Skype desde su autoexilio; una con Manlio Fabio Beltrones cuando quería competir por la candidatura presidencial del PRI contra el entonces gobernador del EdoMex, Peña Nieto; otra con Rafael Acosta, Juanito; una más con la maestra Elba Esther Gordillo.


Enrique Peña Nieto en El Asalto a la Razón.

 Otra charla es la que tuvo con el Ingeniero Cuauhtémoc Cárdenas cuando se negó a estar a cargo del bicentenario de la Independencia y centenario de la Revolución. Vicente Fox Quesada, Felipe Calderón, Martín Esparza, Vidulfo Rosales, y Jorge Fernández durante la crisis del H1N1, una charla en el Rincón Tarasco mientras comían tacos de carne de cerdo, son otros nombres que vienen a la mente de Marín durante el recuento.


Así, han pasado 10 años de charlas entre Carlos Marín y personajes en la historia de México. El Asalto a la Razón es uno de los programas que, junto con el canal, festejan una primera década. Pero… además de estas pláticas, ¿qué más trajo Milenio Televisión a la mesa? “Transmisiones en vivo de hechos en vivo”, dice Marín, y añade: “noticieros con el sello temerario y provocador de Ciro y mío también. 

Hacíamos buenas provocaciones”, dice, mientras sonríe y prende un cigarrillo. Recuerda cuando llegó el jefe Diego Fernández de Cevallos a una entrevista el día que lo habían soltado de su secuestro. “Trajimos funcionarios, sobrevivientes, hablamos con soldados, marinos y policías”, menciona Marín. ¿Cómo decidir qué mostrar y qué no?, le pregunté, un dilema ético en el periodismo.

El Dato.
1,100
charlas son las que aproximadamente ha tenido Carlos Marín en su programa


“Lo platicábamos los dos, no nos gusta la nota roja, pero sí queríamos hacer valer los lemas que pusimos en el canal: Una pantalla con carácter, que Ciro tomó de la frase que puse para el Diario, Periodismo con carácter, y Hacemos lo que nos gusta, otra que se me ocurrió a mí”. Para terminar, y por tener un dato extra, le pregunté ¿cuál fue el primer programa de El Asalto a la Razón? No lo recordaba; Claudia Amador, quien desde la oficina de al lado casi termina las frases que Marín no recuerda, tampoco. 

Tras varias llamadas, una de ellas a Ciro Gómez Leyva, “apelo a tu memoria de elefante”, le dijo Marín, concluimos que no lo determinaríamos esa tarde. Una curiosidad que le dejo de tarea a usted, lector, por si la quiere y puede recordar o averiguar. Esperamos, Carlos Marín, las siguientes ciento y tantas charlas antes del noticiero de las 10 de la noche en Milenio Televisión.


Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.