• Regístrate
Estás leyendo: Tecnología acabó con las grandes salas de cine
Comparte esta noticia
Lunes , 16.07.2018 / 01:22 Hoy

Tecnología acabó con las grandes salas de cine

Aunque Alfonso Arau y Alberto Rojas, 'El Caballo' aseguraron que aceptan los cambios y la modernidad.

Publicidad
Publicidad
Hatsune Miku
Ciudad de México
19 de Julio
Los Caligaris
Guadajalara
19 de Julio
The Sol Festival
Poza Rica de Hidalgo
20 de Julio
FLOW
Ciudad de México
20 de Julio

Notimex

La modernidad hizo de las suyas, porque generó cambios no sólo en la forma de acercarse al Séptimo Arte, sino también en la estructura de las monumentales salas, entre éstas los conocidos como cines de barrio que ahora evocan gratos recuerdos, coinciden el cineasta Alfonso Arau y el actor Alberto Rojas, 'El Caballo'.

Salas como Ópera, Cosmos, Alameda o Latino abrieron sus puertas en los años 50 para presentar lo último del celuloide como "Una familia de tantas", de Alejandro Galindo, y "Amor sin barreras", de Robert Wise y Jerome Robbins, entre otros.

Algunos de los cerca de 500 cines de barrio que había en diferentes puntos de la Ciudad de México han sido incorporados al modelo multiplex (salas pequeñas ubicadas en centros comerciales) y otros más están en unidades habitacionales o destinados a actividades lejanas a la exhibición fílmica.

Alfonso Arau, actor y director, recuerda con nostalgia las grandes salas que acogían entre mil y dos mil asistentes. Reconoce que con el progreso y los cambios tecnológicos todo se ha modificado.

"En la vida todo cambia, arquitectónicamente muchas de estas magnas salas de cine eran de una belleza única", apuntó el realizador de "Un paseo por las nubes" y "Como agua para chocolate".

"El cine es un arte que siempre va cambiando con las cosas. Si se comparan las películas en blanco y negro con lo que se hace hoy en día con las cámaras 4K, que son una maravilla, no hay punto de comparación, el mercado es importante", comentó Arau a Notimex.

Alberto Rojas, 'El Caballo', con una sólida carrera en cine y teatro, principalmente, lamentó que a estos lugares se les haya catalogado como cines de barrio.

"Las salas antes eran enormes, era un lujo ir a ellas, la gente se vestía con sus mejores galas para asistir a estos sitios, por ello eran los grandes y bellos 'lobbys', como el del cine Alameda, donde se exhibían nuestras películas y muchas otras", apuntó el actor, quien adquirió popularidad en la época del cine llamado de 'ficheras'.

"Cada una de las salas era diferente en su arquitectura, en su forma de presentar las películas, hoy en día están homogeneizados todos los complejos", añadió "El Caballo", quien recordó que un día tuvo una experiencia en una función de estos cines.

"El día que yo vi una película mía en el cine fue por casualidad, pero la gente me reconoció y dejaron de ver la cinta para acercarse a mí", rememoró el actor, quien señaló que él no vive de la nostalgia, por lo que busca disfrutar las nuevas salas que invaden la capital.

"Hay que ver que en nuestro tiempo predominaban otras circunstancias y son diferentes los espectadores, no hay comparación, además antes se hacía mucho cine, no nada más el nuestro de 'ficheras', se hacían ciento y tantas películas al año", comentó.

"Esas salas enormes, de tres mil butacas en dos o tres pisos, eran espectaculares, pero también llegó un punto en que ya no obedecían a las circunstancias del momento, aunque siempre el negocio será la dulcería", apuntó.

Las grandes cadenas de exhibición, así como las nuevas plataformas digitales han matado a las viejas salas cinematográficas, donde algunas como el icónico cine Ópera, se resisten a morir, y a la espera de que se cumpla la promesa de que va a ser restaurado para conservar su arquitectura art decó.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.