• Regístrate
Estás leyendo: Reconquistando la virginidad
Comparte esta noticia
Martes , 14.08.2018 / 01:46 Hoy

Reconquistando la virginidad

El éxito de la serie "Jane the Virgin" en EU es notable; en entrevista, sus protagonistas, Gina Rodríguez y Jaime Camil, platicaron con ¡hey! al respecto.

1 / 2
Publicidad
Publicidad

El set está cerca del aeropuerto de Los Ángeles, pero la historia de Jane Gloriana Villanueva ocurre en Miami. Ahí está el hotel donde ella no solo lucha entre sus dos amores, también conoce a su padre, la estrella internacionalmente conocida de telenovelas, Rogelio de la Vega (Jaime Camil). Le preguntamos a Gina acerca del tema predominante de la serie. Después de todo, es una virgen que está embarazada. “¿Estará de moda de nuevo la virginidad?”, quisimos saber.

“Pienso que no es algo malo que regrese. Darle al hombre y a la mujer, porque este es un asunto de dos, esta idea de la autovaloración para tomar una decisión, una sabia decisión, de qué es lo mejor para ellos en sus vidas en ese momento, es algo que deberíamos enseñarles a las siguientes generaciones, y mucha gente dice: ‘Qué ridículo, están poniendo a alguien de 23 años como una virgen, eso no es posible’. Y no, sí es posible, y hay mucha gente allá afuera; cada vez son más que vienen y me hablan al respecto y dicen: ‘Estoy muy feliz de que alguien por fin esté haciendo esto, porque yo también soy virgen, y me estoy guardando’; así que hay mucha más gente virgen allá afuera de lo que la sociedad piensa”.

Sin duda, el personaje de Jane es un ejemplo de una mujer fuerte y autosuficiente. Observando a Gina en el set nos dimos cuenta de que comparten al menos el mismo tipo de sentido del humor. ¿Pero, en lo demás? “Yo iba a decir que ojalá fuera más como Jane”, nos aseguró la ganadora del Globo de Oro.

“Me siento muy afortunada de interpretarla, porque ella está influyendo en mi vida real. A veces me encuentro diciendo ‘¿Qué es lo que Jane haría?’Tranquilízate, Gina’”.

Por su parte, Jaime Camil está en su elemento, satirizando una y otra vez a los “galanes de telenovela” mientras que logra, a la vez, crear un personaje entrañable y sorprendentemente dulce.

“Tengo que agradecer a los escritores, porque Rogelio te hace reír, sí, pero también tiene escenas de mucho corazón con Jane. De mucho corazón con la mamá de Jane y es un tipo que dentro de su excentricidad absurda y loca está bastante centrado con sus valores. Quiere estar cerca de la familia, es un papá entregado. Es un tipo decente. Tiene esa dualidad”.

En cuanto al hecho de que Jane the Virgin sea la historia de una mujer y una familia latina hay mucho que decir. En particular, porque la serie se transmite en la CW, no en Telemundo o Univisión. Va para, como dirían algunos, la enchilada completa, y eso es bastante notable en sí.

“Jane, al no caricaturizar a la familia latina, es un gran logro en sí”, nos dijo Jaime. “Que se presente como una familia normal. Que no tenga que estar gritando ‘tacos’ ni ‘arepas’ ni ‘fiesta’ en cada parlamento”.

Sin embargo, a Gina le queda muy claro qué es lo que tienen nuestras culturas latinas que se están traduciendo de maravilla en su exitosa serie, la cual acaban de renovar para una segunda temporada.

“Sí, Jane the Virgin es originalmente una adaptación de una telenovela en Venezuela, y el formato de las telenovelas es, de hecho, la forma en la que queremos ver televisión estos días, más rápido, se mueve más ágil, tiene más información. Así que, honestamente, el adaptarla al formato estadunidense no presenta mucha diferencia, porque a final de cuentas la gente quiere ver vidas, vidas interconectándose, que hablen de asuntos reales y que no tengan miedo de hacerlo, como reformas migratorias, matrimonios del mismo sexo, religión, derecho a decidir, derecho a la vida, tocando estos temas para que la gente decida qué sentir, no juzgando que una esté bien y la otra mal, pero diciendo aquí está todo, mírenlo, ustedes edúquense”.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.