• Regístrate
Estás leyendo: Ludwika y Osvaldo comparten su dolor en el escenario
Comparte esta noticia
Domingo , 21.10.2018 / 12:09 Hoy

Ludwika y Osvaldo comparten su dolor en el escenario

Los actores debutan como productores en la puesta en escena ‘Duele’, que protagonizan, y donde cuentan la historia de dos amigos que se reencuentran y comparten sus emociones.

1 / 2
Publicidad
Publicidad

Una estructura metálica que gira sobre su propio eje pasa de ser un conjunto de juegos infantiles para convertirse en una enfermería; sobre una de las camillas está Karina (Ludwika Paleta), con dolor de estómago, y en la otra Diego (Osvaldo Benavides), con una herida en el rostro. Ambos tienen ocho años.

A los costados del escenario del teatro Ignacio López Tarso, dos estructuras más pequeñas sostienen el vestuario que los protagonistas van cambiándose conforme transcurre Duele, y ellos crecen hasta rondar las tres décadas. Mientras se narra la historia, una pareja de músicos se convierte en el soundtrack del dolor con el sonido de dos guitarras, un teclado y una voz melodiosa.

Por primera vez Ludwika y Osvaldo tienen preocupaciones que van más allá de aprenderse un texto y estar listos para el estreno; esta vez ellos son sus propios jefes y cargan también con la labor de la producción, apoyados por Pedro Ortiz de Pinedo.

“Para mí es una necesidad de éxito, no en el sentido de ser famoso y millonario, sino de conectar lo que estamos haciendo con el público, que se conmueva y se entretenga como nos pasó a nosotros. Cuando estás contratado no estás poniendo tanto en juego, pero esta vez es más personal, hay algo de nosotros más allá y más que nervios es morbo y una necesidad de que sea exitoso”, explicó Benavides.

Como actriz, antes de estrenar algún montaje, a Ludwika la atormentan las pesadillas; la más recurrente es que sale a escena y no se acuerda de sus diálogos, ahora que está del otro lado su miedo más grande es que a la gente no le guste la obra.

“Tengo pesadillas de que no llegó nadie, que cómo se nos ocurrió aventarnos a hacer esto. Si lo logramos y conectamos con la gente va a ser muy gozoso, si no, será un aprendizaje, pero el objetivo es que guste, tú no quieres que la gente salga y diga: ‘esto es una mierda’. Habrá quien inevitablemente salga diciendo que es una porquería, pero nosotros le estamos apostando a que venga mucha gente y que le guste”, enfatizó Paleta.

La dirección de Duele corre a cargo de Diego del Río, y a unas horas de la función para invitados especiales, que ofrecerán hoy, la producción afina detalles de sonido e iluminación. Las piezas poco a poco empiezan a embonar y los líderes del proyecto encuentran significados en cada movimiento.

“Nosotros quisimos producir porque teníamos ganas de ponerle muchos detalles y corazón a todo. Todo está lleno de detalles y el que lo note bien, el que no, aunque crea que no lo nota hay algo que tiene alma y corazón. La obra ya corre, ya se siente, ya tiene forma y está a punto de estar lista para que la gente la vea. Estamos contentos y emocionados, es una nueva aventura y lo que queda es esperar”, dijo Ludwika.

EL VESTUARIO

Las prendas que la pareja en escena utilizará a lo largo de la historia fueron confeccionadas especialmente para cada situación. “Sin duda es uno de los elementos clave, fue creado específicamente considerando que es una propuesta abstracta. Estamos jugando con los personajes, somos dos seres que rondan los 30 y en la obra interpretamos a niños desde los ocho años y de ahí hasta casi los 40. Estamos jugando con las convenciones y romper los espacios y los tiempos; es así como el vestuario se integra. Son piezas que hablan de lo que le está pasando a los personajes, explicó el actor.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.