• Regístrate
Estás leyendo: “La Semesienta” hace de las suyas en el Metrópoli
Comparte esta noticia
Sábado , 20.10.2018 / 00:17 Hoy

“La Semesienta” hace de las suyas en el Metrópoli

La obra protagonizada por Niurka, Luis de Alba, el J. J., Lalo "el mimo", Homerito, Alfonso Zayas, la Wanders, entre otros provocó las carcajadas de los laguneros que se dieron cita en el evento.

Publicidad
Publicidad

La semana cerró con risas en el Metrópoli, pues en el que antiguamente fue La Fe se presentó una obra de comedia y sátira, con un lenguaje "florido" por demás, esta fue "La Semesienta", y con el nombre ya se imaginara la naturaleza de su contenido.

Protagonizada por Niurka, Luis de Alba, el J. J., Lalo "el mimo", Homerito, Alfonso Zayas, la Wanders Lover, Ale "La Jarocha", Cacharro, Luis Barcelo, Pepe Magaña, Pedro Romo y Pablo Cheng, la puesta en escena fue un chiste constante, que apenas y daba espacio a los asistentes para agarrar aire y seguir riendo.

Niurka Marcos dio vida al personaje de "La Semesienta", quien apareció en el escenario con más piel que tela, lo que de inmediato causó el griterío y el chiflido de los hombres, y no se diga con la Wanders Lover y La Jarocha, quienes a su salida aumentaron el calor entre los caballeros.

La madrastra, Pepe Magaña, y las hermanastras, Homerito y el J. J., fueron las (o los) que más aplausos se llevaron, empezando por su vestuario, vestidos de colores pastel y tela brillante, maquillados de una forma exagerada los chapetes, los ojos y la boca, con pelucas ridículas y voces chillonas con las que hablaban entre puras "flores" y albures.

Luego de la aparición de estos personajes llegaron el rey, Pedro Romo, y su "asistente, La Pelangocha, ellos hicieron bromas referentes a Vicente Fox, Enrique Peña Nieto o Astro boy, como fue que lo llamaron y de "el peje".

Entre tanta broma trataban de dar continuidad a la clásica historia de la Cenicienta: la huérfana y su animales asistentes (los que en este caso más que ayudar se la pasaron "sabroseando" a la protagonista), la invitación del rey a la fiesta y la discusión que viene entre las hermanastras y su madre, pues ellas no querían que la Semesienta fuera porque "ella está más buena, y cómo iba a ir a un evento como ese así, toda encuerada".

Hubo mucho espacio para los monólogos de chistes premeditados y armados, que caían uno tras otro, sin uno solo que no fuera celebrado.

También hubo espacio para la improvisación. De cuando en cuando hacían bromas referentes a la vida personal de las actrices, a Niurka le recordaban a Juan Osorio o le hacían referencia a que no es Mexicana, a la Wanders lover le recordaban a Radamés y los golpes que hace no mucho le dio.

Lo importante no fue la historia, sino la pura comedia y la interacción con el público, pues no ellos se salvaron de los albures ni de las referencias hacia su persona. Lo que sí se procuró fue que todos se fueran con una sonrisa a su casa, más relajados luego de la semana laboral.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.